Zapatos y bolsos… ¿Piel o plástico?

Para mí éste tema no tiene discusión, definitivamente piel, cuero o como quieran llamarle. Es el mejor material para nuestros zapatos, ya que dejan que tus pies respiren, lo que evita (a menos que existan otras patologías) que luego huelan mal.

Por otro lado, son mucho más cómodos y ceden adquiriendo la horma de tus pies con el paso del tiempo. Fue de un par de zapatos de piel de donde salió aquella expresión “como un par de zapatos viejos” Cómodos, suaves, inigualables!

Además no se estropean fácilmente y son fácilmente reparables en caso de que quieras rejuvenecerlos.

Éstos zapatos pueden durarte por años e incluso hasta heredarlos. Éstas son cosas que solo pasan con un buen par de zapatos de piel. Y por eso cuestan un poco más que sus homónimos hermanos plásticos, ya que todo son ventajas y creo que hasta ahora yo no he descubierto ninguna debilidad en comparación con aquellos plásticos.

Que sí, que los plásticos son mucho, muchísimooo más baratos. Depende… Si echan números os daréis cuenta que no es así. Al final salen mucho más costosos que los hermanos de piel.

Por qué? Sencillo, porque te lastiman los pies, por lo que debes gastar en tiritas (curitas), cremas, talcos y demás artilugios para las rozaduras, heridas y mal olor.

Dado que nunca van a ceder el padecimiento es eterno y al final son tus pies los que les toca adaparte a los zapatos a punta de crear endurecimientos para poder aguantarlos.

Ya sé que hay zapatos de piel que son terribles también, pero vamos a ser sinceros que son la excepción y sobre todo depende más del diseño y la calidad del cuero empleados en su fabricación al hecho de que son de piel. Además si éstos te lastiman los pies con ponerlos en horma quedan perfectos.

Los zapatos plásticos duran bastante menos y he llegado a saber de algunos que no llegan ni al mes. Sea porque se abren, o se les empieza a caer la cobertura como quien descaspa un bronceado. Ni qué decir de cuando los usas inmediatamente se quiebran y pierden su hermosa forma.

En síntesis si te lo piensas bien, son muy caros si debes reemplazarlos como mínimo cada 3 meses. Al final te salen igual o más costosos que los de piel y te has llevado malos ratos.

Que también entiendo la postura de algún@s cuando dicen…”Es que así me puedo comprar uno de cada color o cambiarlos cada mes por un par nuevo y estrenar sin parar”, pero a qué costo?

Al final todo depende de tus prioridades acerca del calzado. Qué buscas al momento de comprarlos y de tu capacidad adquisitiva.

Pero un consejo sería, mejor usar un par más clásico que te dure varias temporadas y lleves los pies de porcelana.

Y si quieres que te diga, se notan un montón! No, no son aparentes. No, no pasan por piel. Se notan y desde bien lejos.

Anee

Leave a Reply