Vino espumoso con lyches

Que delicia! Además de que visualmente es muy bonito y tiene un sabor muy especial. Es el vino espumoso con lyches.

Si quieres ofrecer una cena de noche vieja informal pero coqueta, y tus invitados no son unos sibaritas consumados; podrás darte el lujo de celebrar las campanadas con ésta delicia y por ahí derecho, cambiamos las uvas por lyches!

Es muy fácil, simplemente consigue un vino blanco espumoso brut, el cual no debe ser costoso; pues es una verdadera pena mezclar licores costosos (eso pienso yo).


Compras unas latas de lyches, de esos que vienen en almíbar en su jugo; pasa el jugo con unos cuantos lyches (5-8) y los pasas por el miniopymer y lo cuelas. Y bueno, le mezclas al vino espumoso el jugo de los lyches y listo!

Tan simple, bello y delicioso! Pues le da un color rosáceo al licor, espectacular y si encima en el fondo de la copa (flauta) pones unos 3 lyches, pues más bonito y exótico aún.

Y si además logras conseguir virutas de oro comestible, le dejas caer unas cuantas y super sofisticada la bebida.

Es para tomarla bien fría, así que pon el vino y las latas de lyches en la nevera y prepáralo justo antes de servir para no perder las burbujitas del vino.

También te queda rico y curioso usar cerveza en lugar de vino espumoso, yo no tenía una más suave, yo recomendaría la marca Sol o la marca Corona, que son muy suaves.

O si quieres hacerlo sin alcohol, qué tal mezclándola con alguna bebida gasificada como soda, Sprite, Seven Up, gaseosa (España), etc. Si es que el todo es experimentar, pero te aseguro que queda espectacular!

Pero ten cuidado, porque parece suave, se ve muy bonito y sabe delicioso; pero si te pasas se te suben las burbujas a la cabeza!

Anee

Glögg para entrar en calor

Es un vino tinto aromático dulce, que se prepara y sirve caliente.  Aunque al parecer su origen es Suecia, poco a poco ha ido calando en todos los países nórdicos por ser una bebida deliciosa, aromática y sobre todo porque es ideal para entrar en calor.

Casi exclusiva de la temporada navideña, ésta bebida suele servirse con unas uvas pasas y almendras. A mí me gusta ponerle una astilla de canela, que además de decorar sirve para moverlo y aromatizar aún más.

Todo va en gustos y en lo que tengamos a mano, yo por ejemplo suelo usar un recipiente de fondue, pues funciona casi similar al que se usa originalmente en Suecia, el cual se llama Glögg-flask y pues yo no tengo.

También aconsejo usar un termómetro de cocina para poder llevar la temperatura y que el alcohol del vino no se evapore con un extremo calor.

Consigue unas tacitas bien lindas de cristal (vidrio) con asa, como las de café, pero transparentes pues se tiene una apariencia bastante bonita y con la astilla de canela dentro se ven preciosos.

Es como una especie de ponche navideño, con el cual puedes pasar el rato la noche buena mientras se hace la hora de cenar y además queda muy bien con los típicos canapés navideños.

INGREDIENTES:

  • 1 (750ml) Botella de vino tinto
  • 15 – 20 Clavos de olor
  • 6 rodajas de raíz de jengibre
  • 3 – 4 Canela en astilla
  • Piel de naranja (yo usé la piel de media naranja)
  • 20 – 25 Semillas de cardamomo
  • 10 – 12 Anís estrellado
  • 4 cucharadas Miel y/o Azúcar

PREPARACIÓN:

Unes todos los ingredientes y los dejas de un día para el otro en la nevera tapados con un paño, si no tienes tiempo para eso, pues los pones así y ya está o los dejas macerar el tiempo que puedas.

La cantidad de ingredientes va al gusto, puedes poner más clavos, piel de naranjas, clavos de olor, o menos, todo según te apetezca. Pero ten en cuenta que es una bebida dulcecita, por lo cual para una botella más o menos unas 4 cucharadas de azúcar o miel.

Si no puedes encontrar las especias en el supermercado, prueba ir a una tienda de productos naturales, hierbas, herboristería, etc. De todas formas si no encuentras algún ingrediente, no importa. Por ejemplo puedes agregar pistachos, nueces, en lugar de naranja; puedes usar limón.

Ésta es la receta básica tradicional, pero cada cual le da su toque personal y con lo que encuentre a mano. Incluso hay quien le pone además un chorrito de vodka o mezcla glogg que ya venden hecho en botellas con vino y solo le pone un poco de vodka, almendras y pasas.  He visto prepararlo con romero, menta, nuez moscada, etc…A mí me gusta usar la miel de romero, pero puedes usar la que quieras o la normalita que es la mil flores o usar solamente azúcar (morena es mejor).

Por otro lado, la piel naranja que se usa puede ser fresca o seca, ésta se puede secar fácilmente; el todo es pelar la naranja y con mucho cuidado y la ayuda de un cuchillo quitarle de la parte interna esa membrana blanca amarga que tiene. Cuando nos queda bien peladita, la ponemos en cualquier lugar donde circule el aire o encima del radiador sobre un platito. Va en gustos y lo que tengas a la mano, no te compliques!

Yo lo preparo en la fondue (de las tradicionales, no me gustan las eléctricas pero supongo que para el caso da lo mismo), pero también lo hacen directamente en una olla sobre el fogón, lo dejas hervir suavemente a fuego bajo por lo menos unos 15 minutos e intenta que no pase de los 60 ºC.

Cuando está listo, se cuela (si se quiere) y se sirve. Yo prefiero ponerle todo dentro de los vasos menos las semillas pequeñas como el cardamomo y los clavos de olor, los que pongo en la bolsita que puede ser de tul o lino.

Debes esperar a que la miel y/o el azúcar se disuelvan y ya está. Yo le dejo todas las especias dentro y lo que hago es que pongo un cucharon para servir en las tacitas.

Se suelen poner almendras y uvas pasas junto con el vino a la hora de calentarlo, otras personas simplemente lo que hacen es que las ponen en cuencos al lado del quemador con las tacitas para ponerse las pasas, las almendras y las cubren con el vino caliente. Y de último, adorno con la astilla de canela.

También puedes hacer la versión sin alcohol cambiando el vino por jugo de manzana, arádanos, moras, uvas, etc…

 Anee

Flores y licor para tus anfitriones

Como norma de buena educación y cortesía debes tener en cuenta de que cuando visites la casa de una persona por primera vez, después de mucho tiempo, en una ocasión especial o llega un nuevo vecino. Lo que se estila es llevar flores y vino (o el licor de preferencia si se conoce).

Generalmente el licor se le da al hombre y las flores a la mujer. Si conocemos a nuestros anfitriones podemos personalizar aún más el presente. Y como es típico por ejemplo en Bélgica lo suyo es dar una botella de una buena cerveza y si tienes mucha confianza pues ya de plano le llevas un six pack y todos felices.

En España es otro cantar, allá es más de vino, por lo cual un Rioja o un Cava son buena opción para regalar.

Ya pasando a las flores, pues si desconoces los gustos, puedes llevar una planta que puede ser una de esas orquídeas phalaenopsis tan hermosas que duran como 6 meses. O flores de temporada.

Habéis visto que bellos mini jardines hay en pequeñas cestas y macetas? Unos Anturios o una planta de hojas bien hermosa. Alegrara a tu anfitriona.

Pero qué pasa si a tu anfitriona le gusta más el vino que las flores? Pues nada, le das vino y listo o las dos cosas y ella encantada.

Esto se da justo al momento de entrar en casa y no debes complicarte la vida con empaques, lazos y demás. Es un presente de cortesía, no es un regalo de cumpleaños ni nada por el estilo.

En Colombia, recuerdo mucho que todos sabían del gusto de mi abuelo por el whisky y lo que le llevaban era siempre una botella de Chivas 12 años, con lo que siempre quedaban bien, que aunque no fuera lo mejor de lo mejor, por lo menos era de lo mejor en su categoría y según decía mi abuelo, estaba bueno!

Sea como fuere, lo que importa es el detalle y la intención.

Anee