Una mujer amamantando!

El horror que produce en muchas culturas el hecho de ver a una mujer amamantando es algo  nuevo y generalmente viene ligado a una ignorancia extrema sobre el tema y un machismo/misógino (la ignorancia es atrevida) muy arraigado en la sociedad en la que se vive, donde las mujeres son vistas desde el punto de vista del servicio sexual para el género masculino y en la que los hombres se sienten con autoridad sobre las mujeres (aunque sean desconocidas).

Donde las mujeres somos blanco de críticas, insultos, abusos, etc. Una sociedad donde una mujer no puede caminar tranquila y libre sin tener que verse expuesta a un cumulo de abusos en el espacio público (el cual aparentemente es reservado para el sexo masculino), que piensa que una mujer dando el pecho a su bebé es asquerosa y en un lugar de verla como una madre amorosa en cercanía con su hijo, se la  mira con lujuria y reprobación; pero donde una mujer que vaya exhibiéndose (incluyo anuncios publicitarios de ropa interior y etc a donde se muestra a la mujer/objeto sexualizada) es de lo más normal, porque claro! Es deleite para el ojo masculino y ejemplo a seguir del género femenino.

Triste pero cierto, se llega a pedir a las madres que se tapen cuando dan de mamar a sus bebés o que se vayan a un baño público, donde nadie va a comer pero se espera que un bebé lo haga. Se espera que sienta vergüenza del acto natural e inocente de dar de comer a su bebé el mejor alimento que existe el cual es la leche materna HUMANA! Porque es bien sabido que la ignorancia sobre el tema (a toda escala), desde los “profesionales de la salud” desactualizados, hasta los consejos de la suegra; llevan a pensar e incluso a afirmar, que las leches de formula (léase, leche de vaca adaptada), son mucho mejores para nuestros bebés, cosa que si se investiga un poco (no hay que ir muy lejos, la OMS y la UNICEF lo explica), no le llega a los pies a la leche materna HUMANA!

Es un derecho inalienable de toda mujer poder dar el pecho (y créeme que no se pela la teta para tus ojos) a su hijo cuando él lo requiera, que suele ser cuando tiene HAMBRE. Y no sé tú, pero a mí las necesidades de mi hijo me importan más que tu reverenda ignorancia sobre el tema, falta de respeto hacía las  mujeres, sus hijos y tu mente enferma; y a ti mujer que sufre de inseguridad, celos y tu mente enferma y machista no te deja ver más allá, te aclaro que no nos pelamos la teta para seducir a tu hombre (marido, suegro, padre, hermano, hijo…), ni para complacer sus más bajos instintos; te recuerdo que mis acciones no giran entorno a la lívido de tu hombre. Yo no pondré a mi hijo a aguantar hambre hasta encontrar un asqueroso baño público o hacerlo pasar calor o no dejarlo ver mi rostro, tapándolo con una manta; porque tu mente enferma sexualiza mis pechos y el acto de amamantar a mi bebé te da morbillo.

Yo no me PELO LA TETA para tu goce y disfrute, mucho menos porque me importe lo que opines sobre mis pechos, que por cierto me la suda! Lo hago por amor a mi hijo y porque para mi hijo mis tetas son preciosas, perfectas y le alimentan. NO TE GUSTA? NO MIRES? Y RESÉRVATE TUS OPINIONES LLENAS DE LA MÁS ABSOLUTA IGNORANCIA.

Así que lo que me parece ASQUEROSO, no es una madre amamantando en público. Lo que me parece ASQUEROSO es la mentalidad de una sociedad misógina y enferma que se ha apropiado de los pechos de las mujeres y poco a poco han privado a los cachorros humanos del mejor alimento que puedan tener. Los pechos de las mujeres fueron creados para alimentar a sus cachorros, no para el deleite sexual masculino.

Una persona  que ve como un acto sexual y asqueroso el ver a una madre amamantando, eso me parece espantoso, tanto como el ver a una madre dando el biberón (tetero) a su bebé, solo porque la ignorancia en la que vive envuelta la ha llevado a dejar sus instintos de lado para cumplir con lo que los demás (sociedad/cultura ignorante machista/misógina) esperan de ella.

A una mujer amamantando no se le mira con desdén, no se le mira sexualmente, no se le analizan sus pechos y mucho menos se repudia… A una mujer amamantando se le mira con admiración, con amor, con ternura, aprobación y se la protege de gente como tú.

Anee


Cómo evitar ser violada

Me he encontrado en Facebook con una publicación que me dejó perpleja, porque aunque sea con la mejor voluntad de ayudar a las mujeres; lo único que reafirma es el precepto de que las mujeres somos como presas en un mundo de cazadores, donde no podemos ser libres…

Nuestra cultura patriarcal, instruye a las mujeres desde tempranísima edad (en cuanto comienza a entender su entorno, tipo 2 años) cómo evitar ser violadas. Pero eso da igual, porque aunque cumplas a raja tabla todos los consejos, tips, normas y reglas sociales, etc, etc, etc… Por alguna razón terminas violada y la culpa es TUYA!

Qué llevabas puesto? Es una pregunta retórica, porque al final importa un rábano cómo fueras vestida, pues siempre, siempre, siempre será un indicio de que buscabas ser violada (aunque fueras con burka).

Cómo lo miraste? Si es que al parecer, tenemos que ir mirando al suelo, dado que si por equivocación miraste a un hombre y una pestaña de tu ojo derecho se inclinó solo un poco; le estás invitando a violarte y claro! El pobre hombre no se puede resistir.

Le sonreíste? Ni se te ocurra decirle buen día a nadie! Aparentemente si lo haces es porque esa persona te atrae, no porque quieras ser cortés y simplemente desearle un buen día a alguien.

Bebías? LAS MUJERES NO PODEMOS BEBER! En casos de violación y que sea el hombre el que va bebido (ojo! No la mujer), tiende a ser un atenuante para ELLOS, no para nosotras; porque claro! Los pobrecitos no se pueden controlar sobrios, imagínate bebidos.

Pero si por el contrario, es la mujer la que ha bebido (cuéntese desde un sorbito de Corona), pues ya es culpa de ella y buscaba ser violada.

Caminabas sola por aquella calle? (Anótese también: ir solas en el transporte público, estar solas en un bar, centro comercial, haciendo deporte en el parque, etc, etc, etc) Aunque sea la única forma de llegar a tu destino, parece ser que es culpa tuya por haber ido caminando por ahí. Y la cosa se agrava si además era de noche e ibas sola, porque hay que aclarar; que las mujeres no podemos salir a caminar de noche y menos aún sin escoltas, damas de compañía o cualquiera que pueda ayudar a guardar nuestro honor. Si andábamos solas y de noche por aquella calle, es OBVIO! Que estabas invitando a los pobrecitos hombres a tener sexo contigo y mejor si es del tipo gang bang.

En nuestra hermosa cultura patriarcal (y misógina), el hecho de que una mujer diga NO, NO QUIERO, NO ME APETECE, etc, etc, etc… Es una invitación alta y clara de que se busca ser violada. Según lo entiendo desde su perspectiva (la patriarcal), es como una excusa a nuestro honor (como mujeres) decir NO, cuando en realidad queremos tener sexo desenfrenado y violento; porque claro, si dijéramos SÍ, seríamos claramente una PUTA.

Además se nos aconseja:

  1. Ir con el cabello corto (muy corto), olvidémonos de una vez de llevar nuestra cabellera hermosa, suelta, libre o hacernos un lindo peinado… Porque parece ser que llevar el cabello corto (corte garzón, supongo yo), fijo, fijo, ahuyenta a los violadores.
  2. Con un arma potencial en la mano, (nos tocará ir con el gas pimienta en la mano todo el tiempo), con ropa difícil de quitar (volvemos al burka) o nos tocara ir con ropa de invierno y con mil capas como la cebolla a ver si el violador potencial (que son casi todos los pobrecitos hombres que no se pueden controlar cuando ven un centímetro cuadrado de piel femenina).
  3. Tenemos que ir con los ojos bien abiertos, y si es posible con alguna cámara colgando de nuestra espalda y así poder estar muyyy, alertas de todo lo que acontece a nuestro alrededor, ya que si vamos qué sé yo, hablando por teléfono, atendiendo a nuestros hijos, comprando (en la calle) pues somos blancos de los violadores.
  4. No podemos ir a trabajar (en las mañanas vamos solas) y menos aún a cenar (es de noche).
  5. Hay que tomar clases, sí o sí de cualquier arte marcial que podamos, dado que los violadores renuncian a sus presas, si éstas los atacan de vuelta y se defienden. Vamos que si vas cargada con la compra en las manos o tus hijos y no puedes agarrarte inmediatamente a puñetazos, es culpa tuya porque no te defendiste.
  6. Tenemos que mirar a nuestro atacante a la cara, aunque te ataque por atrás (de nuevo cámara en la espalda), pues al parecer si se siente reconocido declina su deseo de atacarte y más aún si les dices alguna cosa… Pero no entiendo, se supone que no podemos mirar y mucho menos hablarles a los pobrecitos hombres!
  7. Y lo mejor de todo es que si eres violada y gritas pidiendo ayuda, NADIE, nadie, nadie, te va a ayudar; lo que debes gritar es fuego!

Pero siendo honestos, todo esto da igual, porque no hay manera de frenar a los pobrecitos hombres y siempre, siempre será culpa de la parte femenina, aunque ésta tenga solo 2 años o menos. Aunque nunca salgamos de casa, aunque vayamos completamente cubiertas de pies a cabeza… Siempre seremos el blanco de los pobrecitos hombres que no se pueden contener, da igual que sea tu familia, tu amigo, un desconocido… La ley les protege y condena a las víctimas. La sociedad sigue enseñando y entrenando a las mujeres todo tipo de artimañas para evitar ser violadas en lugar de enseñar e inculcar a los hombres a no violar.

Anee