Cómo evitar ser violada

Me he encontrado en Facebook con una publicación que me dejó perpleja, porque aunque sea con la mejor voluntad de ayudar a las mujeres; lo único que reafirma es el precepto de que las mujeres somos como presas en un mundo de cazadores, donde no podemos ser libres…

Nuestra cultura patriarcal, instruye a las mujeres desde tempranísima edad (en cuanto comienza a entender su entorno, tipo 2 años) cómo evitar ser violadas. Pero eso da igual, porque aunque cumplas a raja tabla todos los consejos, tips, normas y reglas sociales, etc, etc, etc… Por alguna razón terminas violada y la culpa es TUYA!

Qué llevabas puesto? Es una pregunta retórica, porque al final importa un rábano cómo fueras vestida, pues siempre, siempre, siempre será un indicio de que buscabas ser violada (aunque fueras con burka).

Cómo lo miraste? Si es que al parecer, tenemos que ir mirando al suelo, dado que si por equivocación miraste a un hombre y una pestaña de tu ojo derecho se inclinó solo un poco; le estás invitando a violarte y claro! El pobre hombre no se puede resistir.

Le sonreíste? Ni se te ocurra decirle buen día a nadie! Aparentemente si lo haces es porque esa persona te atrae, no porque quieras ser cortés y simplemente desearle un buen día a alguien.

Bebías? LAS MUJERES NO PODEMOS BEBER! En casos de violación y que sea el hombre el que va bebido (ojo! No la mujer), tiende a ser un atenuante para ELLOS, no para nosotras; porque claro! Los pobrecitos no se pueden controlar sobrios, imagínate bebidos.

Pero si por el contrario, es la mujer la que ha bebido (cuéntese desde un sorbito de Corona), pues ya es culpa de ella y buscaba ser violada.

Caminabas sola por aquella calle? (Anótese también: ir solas en el transporte público, estar solas en un bar, centro comercial, haciendo deporte en el parque, etc, etc, etc) Aunque sea la única forma de llegar a tu destino, parece ser que es culpa tuya por haber ido caminando por ahí. Y la cosa se agrava si además era de noche e ibas sola, porque hay que aclarar; que las mujeres no podemos salir a caminar de noche y menos aún sin escoltas, damas de compañía o cualquiera que pueda ayudar a guardar nuestro honor. Si andábamos solas y de noche por aquella calle, es OBVIO! Que estabas invitando a los pobrecitos hombres a tener sexo contigo y mejor si es del tipo gang bang.

En nuestra hermosa cultura patriarcal (y misógina), el hecho de que una mujer diga NO, NO QUIERO, NO ME APETECE, etc, etc, etc… Es una invitación alta y clara de que se busca ser violada. Según lo entiendo desde su perspectiva (la patriarcal), es como una excusa a nuestro honor (como mujeres) decir NO, cuando en realidad queremos tener sexo desenfrenado y violento; porque claro, si dijéramos SÍ, seríamos claramente una PUTA.

Además se nos aconseja:

  1. Ir con el cabello corto (muy corto), olvidémonos de una vez de llevar nuestra cabellera hermosa, suelta, libre o hacernos un lindo peinado… Porque parece ser que llevar el cabello corto (corte garzón, supongo yo), fijo, fijo, ahuyenta a los violadores.
  2. Con un arma potencial en la mano, (nos tocará ir con el gas pimienta en la mano todo el tiempo), con ropa difícil de quitar (volvemos al burka) o nos tocara ir con ropa de invierno y con mil capas como la cebolla a ver si el violador potencial (que son casi todos los pobrecitos hombres que no se pueden controlar cuando ven un centímetro cuadrado de piel femenina).
  3. Tenemos que ir con los ojos bien abiertos, y si es posible con alguna cámara colgando de nuestra espalda y así poder estar muyyy, alertas de todo lo que acontece a nuestro alrededor, ya que si vamos qué sé yo, hablando por teléfono, atendiendo a nuestros hijos, comprando (en la calle) pues somos blancos de los violadores.
  4. No podemos ir a trabajar (en las mañanas vamos solas) y menos aún a cenar (es de noche).
  5. Hay que tomar clases, sí o sí de cualquier arte marcial que podamos, dado que los violadores renuncian a sus presas, si éstas los atacan de vuelta y se defienden. Vamos que si vas cargada con la compra en las manos o tus hijos y no puedes agarrarte inmediatamente a puñetazos, es culpa tuya porque no te defendiste.
  6. Tenemos que mirar a nuestro atacante a la cara, aunque te ataque por atrás (de nuevo cámara en la espalda), pues al parecer si se siente reconocido declina su deseo de atacarte y más aún si les dices alguna cosa… Pero no entiendo, se supone que no podemos mirar y mucho menos hablarles a los pobrecitos hombres!
  7. Y lo mejor de todo es que si eres violada y gritas pidiendo ayuda, NADIE, nadie, nadie, te va a ayudar; lo que debes gritar es fuego!

Pero siendo honestos, todo esto da igual, porque no hay manera de frenar a los pobrecitos hombres y siempre, siempre será culpa de la parte femenina, aunque ésta tenga solo 2 años o menos. Aunque nunca salgamos de casa, aunque vayamos completamente cubiertas de pies a cabeza… Siempre seremos el blanco de los pobrecitos hombres que no se pueden contener, da igual que sea tu familia, tu amigo, un desconocido… La ley les protege y condena a las víctimas. La sociedad sigue enseñando y entrenando a las mujeres todo tipo de artimañas para evitar ser violadas en lugar de enseñar e inculcar a los hombres a no violar.

Anee

Ser un buen anfitrión

Empecemos por el principio (siempre me ha hecho gracia esa expresión), que si no te gusta la gente en tu casa, no la invites.

Al buen anfitrión, le gusta atender a sus invitados, le agrada que la gente vaya a su casa y se sienta a gusta. Que puedan percibir su alegría y lo que le hace feliz.

El buen anfitrión, es aquel a quien le gusta compartir, enseñar guiar y proveer seguridad y tranquilidad a sus invitados.

Y bueno, que si invitas a alguien a pasar unos días en casa, pues tendrás que considerar que esa persona ha apartado en su agenda, unos días para ir a verte, compartir contigo y sobre todo para conocer a dónde vives. Que va de vacaciones, descanso, es un turista en tu hogar y espera que tú seas su guía; por lo que sería bueno que hicieras una agenda con actividades: shopping, museos, parques, etc…

Pues ésta persona además de querer ir a verte, muy seguramente también ha pagado tiquetes (billetes) aéreos, tren, gasolina, etc… Así que lo mínimo que espera es que no te pienses que ha hecho todo ese gasto y ha apartado tiempo de sus cortas vacaciones anuales para ir a encerrarse a tu casa a verte la cara.

Tampoco esperes que se vaya solo a aventurar sin conocer nada de nada, que los viajeros aventureros no son la norma y creo que ni tu lo harías.

Dejando claro esto, pues solo es poner algunas normas de convivencia durante los días de estadía de esa persona. Esto se indica antes de la planeación del viaje y llegada de tu invitado a casa.

En cuando llega, le enseñarás tu casa para que se familiarice con los espacios comunes y le indicarás cuál baño usar, dale sus toallas y si usa otro baño diferente, asegúrate de estar bien provisto con los elementos de higiene básicos: champú, jabón, papel de tocador, dentífrico, etc…

Si el clima es bastante diferente de su lugar de procedencia, asegúrate de proveer un buen abrigo si es necesario, no es necesario llevarle de compras solo para pasar unos días (a menos que tu invitado quiera hacerlo).

Por otro lado, cuando planeamos una comida en casa o una festividad, debemos tener en cuenta  que es mejor planearlas con antelación y nunca olvidar que el protocolo dicta que el anfitrión es quien marca el comienzo y el final de la cena, es decir; los invitados comienzan a comer cuando el anfitrión lo hace y deben detenerse cuando el anfitrión termine de comer.

Es por esto, que el anfitrión debe estar atento al ritmo de los comensales y generalmente comer despacio; de modo que los invitados tengan tiempo de comer y conversar tranquilamente.

Ver si tenemos un lugar de acopio como un buen congelador auxiliar, podremos comprar los ingredientes más costosos a mejor precio si los adquirimos antes de la temporada, no olvides las preferencias y alergias de tus invitados; pregúntales si  padecen de alguna alergia y si es así planea un menú alternativo.

Concreta a tus invitados por lo menos con un mes o dos de antelación y si algunos deben desplazarse desde lejos, pues adecúales una estancia para pasar la noche y descansar o si no dispones de espacio suficiente, intenta ubicarles en otra casa de un familiar o amigo en común y si al final no es posible; en el hotel más cercano.

Pide confirmación de asistencia con mínimo 3 semanas de antelación al evento. De esta forma podrás tener una seguridad de cuántos cubiertos, camas, botellas, etc, comprar.

Por parte del invitado queda confirmar, si es el caso pagar su estadía y/o viaje. Colaborar en lo que se ofrezca y como mínimo llevar un presente de agradecimiento a tu anfitrión.

Nunca, pero nunca, lleves contigo a alguien que no esté invitado a menos que la invitación diga “Juanita y pareja”, Juanita deberá asistir sola. Es de muy mala educación llevar asistentes no anunciados o invitados. Siempre que te veas obligado a hacerlo, deberás como mínimo consultar con tu anfitrión antes de asistir y si es posible con tiempo de antelación, pues se debe considerar que ésta persona debe planear todo al detalle y generalmente se paga por cubierto (por cada plato).

Y para finalizar, si lo pasaste genial con tu invitado, pues maravilloso! Cuenta tus mejores momentos y compártelos. Pero si por el contrario, no fue de tu agrado, mejor calla y háblalo con tu invitado para que las desavenencias no vuelvan a ocurrir o para que ésta persona corrija su comportamiento o en dado casi tu el tuyo. Recuerda que tu tampoco eres perfecto.

Anee