¿Qué piensan los españoles sobre las renovables?

Blogger Invitad@:

Una encuesta realizada por la Fundación BBVA dice que el 85% de la población ha asumido como cotidianos ciertos hábitos para cuidar el medioambiente. Se han asumido hábitos para ahorrar en el consumo de energía, de agua, de reciclaje, de uso de electrodomésticos de bajo consumo, de compra de frutas y de verduras de origen ecológico y de uso del transporte público. Este informe determina que existe una conciencia de responsabilidad respecto a la conservación del medio.

Paralelamente, la WWF encargó una investigación para saber cuál era la percepción de los españoles acerca de las energías renovables. En ella se valoraba, el tipo de energías conocidas, las clases de energías vistas en el entorno, la influencia de las energías renovables en la economía, la opinión personal sobre las renovables y su comparación frente a  las convencionales (petróleo, gas, carbón, nuclear).

Los resultados son sorprendentes ya que, el 63% de los entrevistados considera que se puede conseguir un futuro con electricidad 100% renovable y la totalidad de los entrevistados declara que está a favor del desarrollo de las energías renovables.

También destacan que la energía solar fotovoltaica es la que debería tener más apoyo. La mayoría afirma que es necesario que se continúe apoyando el desarrollo de este tipo de energía desde las instituciones, sobre todo para contribuir al cambio del modelo energético.

Los encuestados identifican a los intereses de las grandes eléctricas, como el principal motivo por el que se considera que sube el precio de la electricidad. Estas empresas son consideradas las causantes del aumento de la tarifa eléctrica.

La opinión que los entrevistados destaca que a la energía solar, como la más eficaz para luchar contra el cambio climático, la más económica, la menos perjudicial para el medio ambiente, la que tiene menos riesgos para la salud y un menor impacto ambiental.

En general, se considera adecuado el uso de la energía solar (93%) y eólica (85%). Por el contrario, se rechaza en la misma proporción el uso actual de la nuclear, del petróleo y del carbón.

El 88% de los entrevistados considera el actual estado, fruto de la voluntad política y considera que las renovables, tienen un impacto positivo en la economía. Viendo los resultados de la encuesta, cabe destacar que la mayoría de los españoles creen  en los beneficios de las energías renovables.

Y ahora bien siendo que tiene tanto apoyo social, no se entiende la  penalización sistemática que legalmente se está haciendo sobre las renovables. Todo ello rezuma a un país, que pese a hablar de progreso, vuelve para atrás, temeroso, ante los problemas y deudas pendientes. Y en ese retorno, el país,  como si se hubiera olvidado algo, deja entrever unas mañas, que vuelven a hacer de los ciudadanos, meros súbditos.

 Luz Elena Valois
http://reinebez.es/
http://reinebez.blogspot.com.es/

El dinero de la luz

Blogger Invitad@:

El martes pasado llegó la factura de luz. Me puse a analizarla y descubrí algunas cosas que comúnmente había pasado por alto. Normalmente cuando recibo la factura de luz, sólo me interesa su importe.

Me llamó la atención un redondel en el margen derecho que explica el destino de lo que pagamos. Para mi sorpresa el 57% de la factura corresponde a impuestos y recargos establecidos y el 43% restante, corresponde al pago de la producción y suministro de la energía.

Me pregunté: ¿cuáles son esos recargos? ,…, y después de mucho buscar, pues lo tienen  un poco escondido, encontré la siguiente explicación extraída de la página web de mi compañía eléctrica:

-Los recargos por normativa vigente: en general corresponden a costes que resultan de decisiones de política energética.

-Los costes del suministro eléctrico: son los costes necesarios para producir la electricidad y hacerla llegar hasta mi hogar.

Nótese:”El resto de costes está dirigido a otros conceptos que no son estrictamente necesarios para el suministro de electricidad”.

-El Impuesto sobre la Electricidad, (IE) tiene como objetivo básico la obtención de los ingresos necesarios para compensar la supresión del recargo en concepto de “coste específico asignado a la minería del carbón”. Además, el impuesto eléctrico, se agrega a la base imponible para calcular el IVA. Dicen que esto ocurre con otros impuestos, como por ejemplo, el impuesto sobre hidrocarburos, que también se suma y sobre la cantidad total se le añade el 21% de IVA, cuando adquirimos carburantes.

Con estas explicaciones, España, está entre los países de la UE donde más ha subido el precio de la electricidad. Se sigue llamando un servicio básico, pero está dejando serlo.  Se ha creado la figura del consumidor, como el soportador final de todos los costes, sin más explicación que un déficit irresoluble.

Claro que otras cosas se pueden hacer aparte de beneficiar a los accionistas de las grandes corporaciones energéticas y políticos de turno, en puerta giratoria. Aterrorizar a la sociedad con crisis, paro, recesión y recortes  no es un buen  camino.

 Se pueden tomar otros caminos, en los que no sólo unos pocos ganen  a costa de una sociedad que pierde y paga, a costa de un medioambiente que se deteriora por actos irresponsables,  de corto plazo y cortas miras.

Por eso, apostamos por las renovables, porque gana el medio ambiente, gana tu bolsillo, genera miles puestos de trabajo no concentrados en unos pocos oligopolios y gana la balanza comercial  del país que las implementa (no nos olvidemos de los miles de millones que al año salen de España en importación de energía), porque la energía renovable no se importa, sino  se toma y produce allí donde está la necesidad.

Luz Elena Valois
http://reinebez.es/
http://reinebez.blogspot.com.es/