Sashimi… Puro Sushi y Teppanyaki

Me encanta ir a Maastricht, pasear por su centro en sus callejuelas y recorrer sus tiendas y terrazas. Hay muchísimo para ver, oler, probar. En uno de esos rincones, a unos pasos de la plaza de la Iglesia de San Juan (Sint-Janskerk) encuentras a Sashimi.

Es un bar de sushi y teppanyaki, que te deja boquiabierto desde su fachada, muy pequeña y austera, sin casi ningún reclamo publicitario más allá de un pequeñísimo letrero en lo alto de la puerta. Al entrar ves un establecimiento enorme! No comprendes como de esa pequeña fachada salga ese espacio tan grande. Tienen un buda gigantesco justo en el centro del bar que cubre las dos plantas del mismo.

Muy limpio y bien ordenado, la atención es muy buena desde el principio. Su estilo es relajado, por lo que puedes ir decentemente vestido, sin tener que ir formal.

Básicamente tienes dos cartas de menú en la mesa para la comida y una de bebidas, el mesero te pondrá en la mesa una especie de listado; debes mirar el número correspondiente al plato que deseas consumir, lo ubicas en el listado y tu ahí lo que haces es apuntar las unidades de cada plato que desees consumir.

Hay dos modalidades de consumo, una en la que pagas como bufet libre un monto para comer hasta que revientes y la otra es pagar por unidad que puede variar entre 1€ y 3€. También tienen platillos especiales que no entran en la modalidad de bufet libre, pero que puedes pagar aparte y valen 4,5€/U. Las bebidas, se pagan por separado.

Tienen una gran variedad de platos, de los que destacaría:

Aprovecha para disfrutar de un buen sake (vino de arroz japonés) o de sus cervezas japonesas.

Delicioso! Te pasas un rato maravilloso, es un paraíso para los amantes del sushi y este corre sin parar. En la mesa encuentras los platos y palillos para tal fin y a los niños y principiantes les dan sus palillos adaptados con una sencilla banda elástica que funciona de maravilla. También puedes pedir un tenedor si te hace falta y si aún se te complica mucho el asunto, pues echa mano (bien limpita) y comes así tal cual.

Anee

Maastricht

En todo el borde de la frontera entre Holanda y Bélgica, específicamente a unos 10 minutos de la ciudad de Lanaken en la provincia de Limburg.

En una ciudad preciosa, y su centro está justo al lado del rio Maas. Adoquinado y abarrotado de bicicletas por donde sea que veas. El rio le provee un aire a paseo marítimo con terrazas y botes.

Cuando entras al centro, como ya lo decía todo es adoquinado y un sinfín de tiendas, restaurantes y pequeños puestos de wafles (gofres, que por cierto son belgas) los que aromatizan las calles desde primeras horas de la mañana.

Sobre todo en temporada de rebajas, aquí en Holanda puedes encontrar aún mejores que en Bélgica, dado que en Bélgica el IVA es del 21% y Holanda creo que es un 19%. No parece mucho pero a la hora de pagar se nota.

Otra atracción que tiene el centro de Maastricht es su mercadillo, que abre los sábados y atrae a gente de la misma ciudad y de Bélgica, pues según se rumora es ahí a donde consigues el mejor pollo y pescado en todo Limburg (Holanda también tiene una zona que pertenece a Limburg). No he ido aún al mercadillo, pero tendré que ir pues ya me lo han dicho varias personas, así que habrá que ir a mirar que tan cierta es su fama.

Por otro lado, los latinoamericanos encontramos por fin, un supermercado oriental que ofrece a la venta plátanos (plátano macho), yuca y harina pan, pero de la blanca (no he visto nada más).

Sus precios son como los de las tiendas africanas, pero su calidad según he podido experimentar es mucho mejor. Estos plátanos maduran y no se pasman. Además el local se ve muy limpio, cosa que no es muy común en las tiendas africanas que supongo que serán limpias pero no dan esa apariencia pues todo está abarrotado y puesto de cualquier manera.

Es tan buen supermercado, que siempre está a reventar y hasta encuentras ahora que recuerdo paquetes con chips de plátanos. Pero carísimos, creo que 1€ C/U. Es una barbaridad! Pero bueno a la gente le gusta el plátano y si no saben cómo prepararlo o les da pereza, pues por lo menos tienen la opción de comerlo así.

El centro de Maastricht ofrece muchas ventajas a quienes desean buscar, encuentran y pueden comprar a buenos precios y según tengo entendido es mucha la gente de Bélgica que los fines de semana se programan para ir a visitar su centro solo por los buenos productos que consiguen y sus precios.

A mi principalmente me fascina su “Paseo Marítimo” es encantador.

Anee

http://onedaycafe.me/

http://mrgiftcateringservices-trinidad.blogspot.be/

http://wtest.bancaynegocios.com/

http://www.fotosmaastricht.nl/

http://www.orangesmile.com/ http://www.weekendjemaastricht.nl/