Vino espumoso con lyches

Que delicia! Además de que visualmente es muy bonito y tiene un sabor muy especial. Es el vino espumoso con lyches.

Si quieres ofrecer una cena de noche vieja informal pero coqueta, y tus invitados no son unos sibaritas consumados; podrás darte el lujo de celebrar las campanadas con ésta delicia y por ahí derecho, cambiamos las uvas por lyches!

Es muy fácil, simplemente consigue un vino blanco espumoso brut, el cual no debe ser costoso; pues es una verdadera pena mezclar licores costosos (eso pienso yo).


Compras unas latas de lyches, de esos que vienen en almíbar en su jugo; pasa el jugo con unos cuantos lyches (5-8) y los pasas por el miniopymer y lo cuelas. Y bueno, le mezclas al vino espumoso el jugo de los lyches y listo!

Tan simple, bello y delicioso! Pues le da un color rosáceo al licor, espectacular y si encima en el fondo de la copa (flauta) pones unos 3 lyches, pues más bonito y exótico aún.

Y si además logras conseguir virutas de oro comestible, le dejas caer unas cuantas y super sofisticada la bebida.

Es para tomarla bien fría, así que pon el vino y las latas de lyches en la nevera y prepáralo justo antes de servir para no perder las burbujitas del vino.

También te queda rico y curioso usar cerveza en lugar de vino espumoso, yo no tenía una más suave, yo recomendaría la marca Sol o la marca Corona, que son muy suaves.

O si quieres hacerlo sin alcohol, qué tal mezclándola con alguna bebida gasificada como soda, Sprite, Seven Up, gaseosa (España), etc. Si es que el todo es experimentar, pero te aseguro que queda espectacular!

Pero ten cuidado, porque parece suave, se ve muy bonito y sabe delicioso; pero si te pasas se te suben las burbujas a la cabeza!

Anee

Flores y licor para tus anfitriones

Como norma de buena educación y cortesía debes tener en cuenta de que cuando visites la casa de una persona por primera vez, después de mucho tiempo, en una ocasión especial o llega un nuevo vecino. Lo que se estila es llevar flores y vino (o el licor de preferencia si se conoce).

Generalmente el licor se le da al hombre y las flores a la mujer. Si conocemos a nuestros anfitriones podemos personalizar aún más el presente. Y como es típico por ejemplo en Bélgica lo suyo es dar una botella de una buena cerveza y si tienes mucha confianza pues ya de plano le llevas un six pack y todos felices.

En España es otro cantar, allá es más de vino, por lo cual un Rioja o un Cava son buena opción para regalar.

Ya pasando a las flores, pues si desconoces los gustos, puedes llevar una planta que puede ser una de esas orquídeas phalaenopsis tan hermosas que duran como 6 meses. O flores de temporada.

Habéis visto que bellos mini jardines hay en pequeñas cestas y macetas? Unos Anturios o una planta de hojas bien hermosa. Alegrara a tu anfitriona.

Pero qué pasa si a tu anfitriona le gusta más el vino que las flores? Pues nada, le das vino y listo o las dos cosas y ella encantada.

Esto se da justo al momento de entrar en casa y no debes complicarte la vida con empaques, lazos y demás. Es un presente de cortesía, no es un regalo de cumpleaños ni nada por el estilo.

En Colombia, recuerdo mucho que todos sabían del gusto de mi abuelo por el whisky y lo que le llevaban era siempre una botella de Chivas 12 años, con lo que siempre quedaban bien, que aunque no fuera lo mejor de lo mejor, por lo menos era de lo mejor en su categoría y según decía mi abuelo, estaba bueno!

Sea como fuere, lo que importa es el detalle y la intención.

Anee