Cómo hacer una Jack-o’-Lantern

Bueno esto no tiene mucho tema para escribir y describir, pues es mejor explicarlo con fotografías y mostrar el resultado con un vídeo.

Simplemente es tomar una calabaza (zapallo), cortar una tapa arriba y por esa apertura vaciarla de todas las pipas (pepitas, semillas, etc) que tiene dentro, con la ayuda de una cuchara vas raspando y con la mano tirando y sacando todo.

Procura dejar lo más plano posible el fondo, pues ahí irá la vela. Luego lavas bien por dentro y secas con un paño por dentro y por fuera.

Después, para tallar la calabaza lo ideal es hacer un plano de ella (un borrador, dibujo o como queráis llamarle) para llevar la línea a la hora del corte. Puedes hacer la cara tradicional o lo que tu inspiración y habilidad te permitan!

Qué haces con lo que sacas de la calabaza para viciarla? Pues fácil, o secas las semillas y las plantas y voilà, plantitas de calabazas.

O bien puedes tostarlas con sal y tienes pipas de calabaza para comer; manualidades, etc. Además con la carne que obtienes que viene pegada con las semillas, puedes cocinar, hacer sopas, arroces y postres.

Mi calabaza era la última que quedaba de la cosecha del año pasado y al parecer ya estaba creciendo un huerto de calabazas dentro, por lo que ya no quedaban ni pipas ni las mechitas de carne para usar.

Todo se aprovecha! Una lámpara de éstas según el clima y el tiempo que la tengas encendida, te puede durar más o menos una semana antes de empezar a ponerse mal.

Solo recuerda poner una vela no muy grande ni muy alta que pueda quemar la calabaza desde dentro. Podrías usar esas pequeñas que vienen para los pebeteros con una cubierta de metal, lo mejor es encenderla ya estando dentro con un mechero (encendedor) largo.

Anne

Halloween

Mucho se ha escrito y se habla de las terribles cosas que te sucederán si te diviertes disfrazándote y festejando ésta fecha. Como que es una fiesta a Satanás, que es del diablo, que es una invención de Estados Unidos para dominar el mundo (yo sinceramente creo que a los Estadounidenses, les tiene sin cuidado si por ejemplo, en España celebran el Halloween), etc, etc, etc…

También son muchas las teorías que buscan en la historia la procedencia de la macabra y a la vez divertida (y según lo veas), inocente fiesta principalmente dirigida (actualmente) a los niños; pues según lo veo yo, más allá del festejo que no es exclusivo de Estados Unidos y que en muchos países celebran ésta noche de diversas maneras y por diversos motivos.

Para mí, la tradición de Halloween es meramente una tradición infantil y lo que hace feliz a mi hijo, me hace feliz a mí. Y lo que menos se me pasa por la cabeza son la cantidad de supersticiones que rondan ésta fecha.

Lo más increíble es que las personas que con tanta convicción y seguridad afirman estos argumentos, no tienen ni idea de lo que hablan. En muchas ocasiones, ni siquiera se han tomado la molestia de investigar, documentarse. Vamos que no se han sentado ni siquiera a leer un poco para saber de dónde proviene o de qué se trata. Solo repiten sin más dilación lo que en algún momento escucharon de boca de otro que a su vez lo escuchó de otro y que no se sabe al final de dónde proviene dicha información, ni los argumentos sobre las cuales los sustentan (sí, he tenido uno que otro encuentro con éstas personas y no han sabido responderme).

Según lo que siempre supe (a través de intentar documentarme), es que Halloween viene de una mezcla entre la festividad pagana Samhain de los antiguos Celtas y la festividad Cristiana del Día de Todos los Santos.

Básicamente llego a Norte América con los inmigrantes irlandeses (no, no es un invento Estadounidense).  Ellos trajeron sus supersticiones, creencias y celebraciones consigo y a medida que pasó el tiempo se arraigaron en el nuevo país. Una celebración que causa fascinación pues juega con nuestro placer al miedo y con lo divertido que resulta cambiar nuestra identidad por una noche al año, lo cual es socialmente aceptado.

Es la noche donde los niños pueden soñar con sentirse Peter Pan, Cinderella, un fantasma, Juana de Arco y todos aquellos personajes que nos generen alguna fascinación, admiración y/o curiosidad.

Vamos a casas encantadas, nos divertimos en los colegios, vemos cabalgatas, vamos a discotecas, fiestas, etc.

Una celebración que tiene (según se cuenta), su procedencia en una fiesta celta alrededor de la cosecha. Sí, es eso. Cómo lo ven? Nada satánico verdad?

Por qué disfrazarnos de brujas, hombres lobo y etc? Según se cuenta también. Siendo la víspera de todos los santos; la delgada línea que nos separa de otras dimensiones desaparece y es así como seres de diferentes dimensiones se mezclan. Básicamente se piensa que vienen los muertos a pasear y para protegerse de ellos pues habría que mezclarse y cómo? Pues vistiéndose como uno de ellos.

Hay muchas historias y teorías, pero al final solo cabe verlo como una bella e inocente celebración; donde evidentemente no falta el desquiciado, el fanático religioso o los gamberros que aprovechen la fecha para aparecer. Pero es que esto no solo pasa en Halloween, si no en cualquier celebración.

La festividad se encuentra rodeada por diferentes símbolos como la calabaza que cortamos y la cual usamos como lámpara, linterna, etc… Éste símbolo se llama Jack-o’-lantern (linterna de Jack). También tenemos los gatos negros, murciélagos, calderos y brujas; fantasmas y monstruos, colores otoñales son los que predominan como el negro, el marrón y el naranja.

El canal de cable History Channel, realizó un documental al respecto bastante interesante y entretenido.

Y el truco o trato? En Colombia existe incluso una muy graciosa canción, la cual los niños cantábamos (no sé si aún lo hacen). La cosa era que íbamos disfrazados de casa en casa en nuestro barrio, a donde nuestros vecinos y tocábamos a la puerta. Luego cuando nos abrían cantábamos muy alegres “Triqui, triqui, Halloween, quiero dulces para mí y si no me das se te crece la nariz”, es ahí cuando los vecinos te llenaban tus calabazas con caramelos y te ibas feliz, feliz, feliz!

La verdad yo me divertía mucho y no tengo un mal recuerdo sobre dicha celebración, al contrario. Recuerdo a mi abuela y a mi madre planeando nuestros disfraces y la emoción que nos llenaba a medida que se acercaba el día.

Recuerdo las celebraciones en el colegio con sus diferentes perfomances alusivos a la fecha. Una vez incluso con mis compañeros de clase hicimos el ya muy repetido perfomance de Halloween “Thriller”

La verdad nos los pasábamos genial, nos divertíamos muchísimo y no le veíamos ningún trasfondo satánico, macabro (en el mal sentido), ni nada por el estilo. Para mí y quienes conozco era y es solo una fecha para divertirnos de la forma más sana posible.

Yo la celebré hasta casi los 30 años, aunque ya no iba de casa en casa cantando para obtener mis caramelos; ya iba a fiestas privadas de disfraces y a discotecas. Si que aún me disfrazaba y aún mi abuela esperaba con ansias septiembre para preguntarme “De qué será tu disfraz éste año?”

Y ahora yo vivo esa ilusión con mi hijo, le enseño a divertirse sin más. Pero ésta vez soy yo quién sin saber costura (como mi abuela), diseño y hago con él sus disfraces. Luego salgo con él y disfruto viendo cómo se divierte y recordando a través de él cómo me divertía yo.

Anee