Feria del Lujo

Hace unos meses atrás, tuve la fortuna de asistir a la Feria del Lujo que se celebró en los dominios de Bokrijk en Bélgica. No hacía parte de su perfomance habitual y mucho menos del museo, era una exposición diferente donde podías apreciar todo los componentes del lujo y el placer.

Nada más entrar la atmosfera cambiaba, todo era vino, champán y gente bastante glamurosa. Veías muebles preciosos, con los más finos acabados, tapetes y alfombras persas, esculturas, pinturas y hasta jacuzzis.

Por todos los pasillos te encontrabas con barras de vinos y cervezas dispuestas para que pudieras darte un descanso. Un muestrario de fogatas y barbacoas de lujo, invitaban a sentarse y disfrutar del delicioso clima veraniego que asomaba en esos días.

Caminando un poco más allá encontrabas terracitas, lounge bars y justo al fondo entrabas en el Hangar 58. De golpe una exposición de Porsche, con sus más bellos ejemplares. Una cata de vinos acompañaba otra exposición de muebles rústicos y detrás de Porsche, escaparates y escaparates llenos con los más hermosos diamantes y perlas. Una joyería abierta en la que entrabas, te sentabas y podías probarte todo cuanto quisieras, mientras por tus manos desfilaban las copas de cava y champán.

Un piano de cola relajaba tanta exuberancia y glamur, podías sentarte justo en frente en unas butacas altas que permitían apreciar  a la cantante del salón, la cual llevaba un atuendo de azafata.

Salías del Hangar y más y más jacuzzis, el stand de Sony Vaio y justo al fondo una deliciosa terraza, para mí la mejor de todo el evento; donde podías degustar el más exquisito fuagrás junto con tu copa de vino.

Ya el todo era terminar la visita entre cavas de vinos, terrazas y muebles. Y al final, Renault te invitaba a rentar su coche eléctrico por 100€/semana.

Me gustó mucho, todo perfectamente organizado y dispuesto para poder apreciar todas las exhibiciones, comprar y disfrutar de una tarde maravillosa entre Porsches y diamantes.

Anee