Cómo poner la mesa

Tampoco hay que complicarse mucho si es una cena entre amigos, familia y vecinos. Bueno depende de que tan estrictos y exigentes sean.

En fin que hay una forma básica/estándar de poner la mesa, se considera la formal y se supone que con ésta no debes fallar nunca.

Bueno lo primero que debes de tener en cuenta es la mantelería. Generalmente para una cena se usan colores claros como el blanco o el beige para no opacar el centro de la cena que es la comida.

También está de moda usar colores monocromáticos muy fuertes como el negro, el rojo tinto y el verde esmeralda.

Por otro lado, las celebraciones de diciembre tienen otro cantar. Para noche buena por ejemplo, puedes usar tu hermoso mantel navideño, mientras no sea una oda a los mil y un muñequitos debido a que queda muy ruidoso. Intenta que tu hermoso mantel navideño sea de colores planos y mejor poner otros toques como el centro de mesa.

Para la cena de noche vieja, te queda precioso un hermoso mantel blanco, beige, marrón, violeta o negro con un sobre mantel dorado, un pequeño detalle como un corredor o en un tipo de encaje o calado que deje entrever el mantel inferior. O como para la cena de noche buena poner el color plano de base y los complementos como centros de mesa más llamativos según la celebración.

Pasando por la vajilla, el protocolo dicta que todo debe ser coordinado; la vajilla debe ser toda la misma, al igual que las copas y cubiertos. Pero ya la cosa no es tan estricta y la verdad es que me parece bastante mono mezclar diferentes vajillas, copas y cubiertos. Incluso para cenas formales!

Servilletas en tela, preferiblemente del mismo color del mantel; pero vamos que si tu cena es de suma confianza y no te quieres complicar pues hay unas de papel muy bonitas y bastante lujosas.

Ahora bien, los centros de mesa deben permitir el contacto visual y verbal entre los comensales. Es decir, no debes poner el super candelabro y el arreglo florar gigantesco. Incluso según la formalidad de la cena, podrías optar por poner incluso bandejas en el centro de la mesa o cestas con pan, etc. Por lo cual, mejor que no se vea sobrecargada. En éste caso unas cuantas velas serán más que suficiente.

Las copas, que dolor de cabeza verdad? Muchas personas se confunden con las copas, en fin que no es tan complicado. Vamos a ver, se disponen en el lado derecho del comensal, comenzando por la flauta (si se va a poner vino espumoso), la del vino blanco, vino tinto y agua (ésta es la más amplia y nunca debe faltar). La copa de vino tinto siempre será un poco más grande y amplia que la del vino blanco (tiene su explicación, pero eso será otro post).

Los cubiertos, bueno lo que se hace es ponerlos en el orden en el que se van a usar, siempre se pondrán los tenedores a la izquierda y las cucharas y cuchillos a la derecha. Por ejemplo, ya que se suele empezar con un plato de sopa, pues la primera cuchara que habrá a nuestra derecha será para ese plato.

Los platos, se colocan se la siguiente manera. Un bajo plato (esos platos grandes que son simplemente decorativos y generalmente dorados o plateados), éste es opcional pero queda muy bonito para una cena especial como las decembrinas.

Sobre el bajo plato se pone el plato plano que es donde comeremos el segundo plato como las carnes y por ultimo encima de dicho plato irá el hondo si se sirve la sopa de primero o el plato de entremeses y en dado caso que luego de los entremeses vaya a haber sopa, pues simplemente se retira el de los entremeses y se pone el de la sopa.

Arriba ponemos los cubiertos pequeñitos destinados al postre y el platito para la mantequilla, su cuchillito y el pan, aunque con el pan podrías distribuir pequeñas cestas por la mesa.

La servilleta ponla o encima del plato de forma rectangular (bueno esto queda a criterio propio, hay quienes la ponen en triangulo, o enrollada en pequeños servilleteros), al lado de los tenedores o si no te queda espacio al lado de los tenedores y encima del plato hondo no se ve muy mona, pues la pones justo arriba de los cubiertos de postre.

Viste como no es tan complicado?

Anee

Ser un buen anfitrión

Empecemos por el principio (siempre me ha hecho gracia esa expresión), que si no te gusta la gente en tu casa, no la invites.

Al buen anfitrión, le gusta atender a sus invitados, le agrada que la gente vaya a su casa y se sienta a gusta. Que puedan percibir su alegría y lo que le hace feliz.

El buen anfitrión, es aquel a quien le gusta compartir, enseñar guiar y proveer seguridad y tranquilidad a sus invitados.

Y bueno, que si invitas a alguien a pasar unos días en casa, pues tendrás que considerar que esa persona ha apartado en su agenda, unos días para ir a verte, compartir contigo y sobre todo para conocer a dónde vives. Que va de vacaciones, descanso, es un turista en tu hogar y espera que tú seas su guía; por lo que sería bueno que hicieras una agenda con actividades: shopping, museos, parques, etc…

Pues ésta persona además de querer ir a verte, muy seguramente también ha pagado tiquetes (billetes) aéreos, tren, gasolina, etc… Así que lo mínimo que espera es que no te pienses que ha hecho todo ese gasto y ha apartado tiempo de sus cortas vacaciones anuales para ir a encerrarse a tu casa a verte la cara.

Tampoco esperes que se vaya solo a aventurar sin conocer nada de nada, que los viajeros aventureros no son la norma y creo que ni tu lo harías.

Dejando claro esto, pues solo es poner algunas normas de convivencia durante los días de estadía de esa persona. Esto se indica antes de la planeación del viaje y llegada de tu invitado a casa.

En cuando llega, le enseñarás tu casa para que se familiarice con los espacios comunes y le indicarás cuál baño usar, dale sus toallas y si usa otro baño diferente, asegúrate de estar bien provisto con los elementos de higiene básicos: champú, jabón, papel de tocador, dentífrico, etc…

Si el clima es bastante diferente de su lugar de procedencia, asegúrate de proveer un buen abrigo si es necesario, no es necesario llevarle de compras solo para pasar unos días (a menos que tu invitado quiera hacerlo).

Por otro lado, cuando planeamos una comida en casa o una festividad, debemos tener en cuenta  que es mejor planearlas con antelación y nunca olvidar que el protocolo dicta que el anfitrión es quien marca el comienzo y el final de la cena, es decir; los invitados comienzan a comer cuando el anfitrión lo hace y deben detenerse cuando el anfitrión termine de comer.

Es por esto, que el anfitrión debe estar atento al ritmo de los comensales y generalmente comer despacio; de modo que los invitados tengan tiempo de comer y conversar tranquilamente.

Ver si tenemos un lugar de acopio como un buen congelador auxiliar, podremos comprar los ingredientes más costosos a mejor precio si los adquirimos antes de la temporada, no olvides las preferencias y alergias de tus invitados; pregúntales si  padecen de alguna alergia y si es así planea un menú alternativo.

Concreta a tus invitados por lo menos con un mes o dos de antelación y si algunos deben desplazarse desde lejos, pues adecúales una estancia para pasar la noche y descansar o si no dispones de espacio suficiente, intenta ubicarles en otra casa de un familiar o amigo en común y si al final no es posible; en el hotel más cercano.

Pide confirmación de asistencia con mínimo 3 semanas de antelación al evento. De esta forma podrás tener una seguridad de cuántos cubiertos, camas, botellas, etc, comprar.

Por parte del invitado queda confirmar, si es el caso pagar su estadía y/o viaje. Colaborar en lo que se ofrezca y como mínimo llevar un presente de agradecimiento a tu anfitrión.

Nunca, pero nunca, lleves contigo a alguien que no esté invitado a menos que la invitación diga “Juanita y pareja”, Juanita deberá asistir sola. Es de muy mala educación llevar asistentes no anunciados o invitados. Siempre que te veas obligado a hacerlo, deberás como mínimo consultar con tu anfitrión antes de asistir y si es posible con tiempo de antelación, pues se debe considerar que ésta persona debe planear todo al detalle y generalmente se paga por cubierto (por cada plato).

Y para finalizar, si lo pasaste genial con tu invitado, pues maravilloso! Cuenta tus mejores momentos y compártelos. Pero si por el contrario, no fue de tu agrado, mejor calla y háblalo con tu invitado para que las desavenencias no vuelvan a ocurrir o para que ésta persona corrija su comportamiento o en dado casi tu el tuyo. Recuerda que tu tampoco eres perfecto.

Anee

Cómo vestirse para una boda?

Todo dependerá de la tarjeta de invitación. En ella generalmente se comunica el protocolo de vestimenta, junto con la hora, fecha y lugar. Además, existen bodas o celebraciones en general que pueden tener un carácter temático, lo cual también se informará en la invitación.

Todo esto nos marca la línea a seguir, si es en invierno o en una ciudad de clima frío; pues no creo que nos debamos inclinar por un vestido demasiado fresco. Será un vestido más abrigado o en su defecto, el vestido irá acompañado de un chal, abrigo, bolero, ruana, etc.

Sandalias o zapatos cerrados? Lo mismo que debes tener en cuenta para el vestido será para los zapatos, con el plus de que debes saber si estarás en un salón con suelo o ya de plano en el jardín, sobre el césped, etc.

Personalmente no me gusta combinar sandalias con medias veladas (media pantalón o de liga). Mejor no usar nada o si en dado caso te empeñas, existen unas que no tienen puntera. No, no hablo de aquellas que parece que alguien cortó con una tijera justo a la altura de los dedos. Hablo de aquellas donde la puntera no es reforzada.

Color? Bueno la tradición dicta que si es de día en la mañana, pues irás de colores suaves, pero nunca, nunca, NUNCA de blanco o beige. Por qué? Pues porque esos son los colores de uso exclusivo de la novia, y si ella usa otro diferente, lo mejor y recomendable es que le preguntes de qué color será su vestido. Esto dado que en ésta época es muy normal que los vestidos sean de diferentes colores, ya no es la norma ir vestida de blanco, champaña, beige…

A medida que se acerca la noche los colores van tomando tinte y haciéndose más fuetes y/o brillantes. Con lentejuelas, hilos dorados, plateados, etc… De nuevo dependerá del protocolo de la fiesta. Si es una fiesta de salón, etiqueta, coctel, terraza, jardín, verano, etc, etc, etc… Entre más elegante sea una fiesta los vestidos tanto de hombres y mujeres tendrán mayor pompa, pero no queremos parecer árboles de navidad, por lo cual si el vestido lleva lentejuelas o muchos brillos, drapeados, encajes, etc. Mejor llevar unos accesorios más discretos; al igual que el peinado y el maquillaje.

El perfume es vital, recordemos que de día debe ser más fresco y suave y conforme la noche llega, éste será más fuerte.

Largo de la falda… Nunca, jamás de los jamases, por encima de la rodilla! Como mínimo lo más corto en una fiesta elegante y/o formal, será justo debajo de la rodilla y si tiene abertura, que no suba más de 12 centímetros.

Es buena idea llevar un par de zapatos cómodos a la fiesta de la boda, pues al cabo de 1 hora seguramente tus pies te estarán matando y es usual cuando ya están solo las personas de confianza, ponerse más cómodos. Pero de nuevo volvemos al protocolo y deberemos consultar esto con la novia.

De todas formas, estos son los tips tradicionales para asistir a una boda, si no tienes mucha información al respecto, con estos tips siempre quedarás bien. Y recuerda siempre es mejor pasar por más que por menos y que el negro y el dorado siempre quedan bien!

Y si aún tienes dudas, aquí tienes unos tips acerca de cómo NO debes vestirte para una boda. O más fácil aún, pregúntale a la novia!

Anee

http://shop.mango.com/