Vino espumoso con lyches

Que delicia! Además de que visualmente es muy bonito y tiene un sabor muy especial. Es el vino espumoso con lyches.

Si quieres ofrecer una cena de noche vieja informal pero coqueta, y tus invitados no son unos sibaritas consumados; podrás darte el lujo de celebrar las campanadas con ésta delicia y por ahí derecho, cambiamos las uvas por lyches!

Es muy fácil, simplemente consigue un vino blanco espumoso brut, el cual no debe ser costoso; pues es una verdadera pena mezclar licores costosos (eso pienso yo).


Compras unas latas de lyches, de esos que vienen en almíbar en su jugo; pasa el jugo con unos cuantos lyches (5-8) y los pasas por el miniopymer y lo cuelas. Y bueno, le mezclas al vino espumoso el jugo de los lyches y listo!

Tan simple, bello y delicioso! Pues le da un color rosáceo al licor, espectacular y si encima en el fondo de la copa (flauta) pones unos 3 lyches, pues más bonito y exótico aún.

Y si además logras conseguir virutas de oro comestible, le dejas caer unas cuantas y super sofisticada la bebida.

Es para tomarla bien fría, así que pon el vino y las latas de lyches en la nevera y prepáralo justo antes de servir para no perder las burbujitas del vino.

También te queda rico y curioso usar cerveza en lugar de vino espumoso, yo no tenía una más suave, yo recomendaría la marca Sol o la marca Corona, que son muy suaves.

O si quieres hacerlo sin alcohol, qué tal mezclándola con alguna bebida gasificada como soda, Sprite, Seven Up, gaseosa (España), etc. Si es que el todo es experimentar, pero te aseguro que queda espectacular!

Pero ten cuidado, porque parece suave, se ve muy bonito y sabe delicioso; pero si te pasas se te suben las burbujas a la cabeza!

Anee

Dorado, rojo y plateado

Los colores por excelencia de éstas fechas, siempre de moda y tendencia para celebrar la navidad y el año nuevo. Los encontramos en zapatos, accesorios y ropa. Siempre y nunca pasan de moda, éstos colores acompañan las celebraciones decembrinas con su brillo y encanto. Proveen un toque de magia a quien los lleva y connota celebración, alegría, fiesta, lujo, etc…

Déjate tentar y compra un hermoso par de zapatos dorados para las fiestas, úsalos sin parar, quedan hermosos con todo lo que te pongas, son el negro de la navidad y el año nuevo.

No tienes que ir vestida de dorado para poder usarlos, quedan preciosos por ejemplo con rosa, rojo, marrón, verde esmeralda, etc… Al igual que el rojo, a veces usar todo junto del mismo color e ir tan monocromática queda muy pesado visualmente si el conjunto es muy llamativo.

Sí, ya sé que éstos colores tienen por característica principal ser llamativos, pero para contrastar podemos por ejemplo usar un hermoso vestido dorado con zapatos negros o rojos!

Pero algunas veces podemos ir monocromáticas si sabemos hacerlo, por ejemplo un vestido rojo no muy sobrecargado, más bien de líneas simples con unas bellas bailarinas rojas, queda precioso. Pero nada más! No te maquilles con los labios rojos, ni te pongas colgantes enormes, ni nada por el estilo. El resto del conjunto debe ser muy sobrio para que la monocromía no sea agresiva visualmente y sea agradable.

O por el contrario cuando ya vamos a una fiesta de noche buena y/o noche vieja, podemos darnos el lujo de pasarnos un poquito. De por sí, es lo que se espera que hagas.

Entonces ya puedes sacar a pasear tus hermosos tacos altos, tus mejores piedras y tu hermoso peinado con esas medias patys que tanto enloquecen.

Por otro lado, es bonito y cada vez se ven más estos colores para el uso cotidiano, ya no se reservan solo para las noches y celebraciones sofisticadas y brillantes.

Puedes usar unos jeans con unas bailarinas doradas y ni siquiera es necesario que coordines bolso y cinturón. Pues el dorado y el plateado entran a ser colores neutros.

Por el contrario con el rojo hay que tener un poco más de cuidado de cómo y con qué se mezcla, pero claro que también se ve hermoso de día y con outfits casuales. Incluso la coordinación se ve muy bonita mientras el resto del conjunto sea más neutro. Por ejemplo jeans y camisa blanca, beige e incluso azul turquí o marino; con zapatos rojos, cinturón y bolso rojos. Bonito sí, pero luego no te ataques con el labial y los accesorios.

Anee

ladybugvintage.blogspot.com, www.detiendasmadrid.com, www.lavidadeserendipity.com

Cómo poner la mesa

Tampoco hay que complicarse mucho si es una cena entre amigos, familia y vecinos. Bueno depende de que tan estrictos y exigentes sean.

En fin que hay una forma básica/estándar de poner la mesa, se considera la formal y se supone que con ésta no debes fallar nunca.

Bueno lo primero que debes de tener en cuenta es la mantelería. Generalmente para una cena se usan colores claros como el blanco o el beige para no opacar el centro de la cena que es la comida.

También está de moda usar colores monocromáticos muy fuertes como el negro, el rojo tinto y el verde esmeralda.

Por otro lado, las celebraciones de diciembre tienen otro cantar. Para noche buena por ejemplo, puedes usar tu hermoso mantel navideño, mientras no sea una oda a los mil y un muñequitos debido a que queda muy ruidoso. Intenta que tu hermoso mantel navideño sea de colores planos y mejor poner otros toques como el centro de mesa.

Para la cena de noche vieja, te queda precioso un hermoso mantel blanco, beige, marrón, violeta o negro con un sobre mantel dorado, un pequeño detalle como un corredor o en un tipo de encaje o calado que deje entrever el mantel inferior. O como para la cena de noche buena poner el color plano de base y los complementos como centros de mesa más llamativos según la celebración.

Pasando por la vajilla, el protocolo dicta que todo debe ser coordinado; la vajilla debe ser toda la misma, al igual que las copas y cubiertos. Pero ya la cosa no es tan estricta y la verdad es que me parece bastante mono mezclar diferentes vajillas, copas y cubiertos. Incluso para cenas formales!

Servilletas en tela, preferiblemente del mismo color del mantel; pero vamos que si tu cena es de suma confianza y no te quieres complicar pues hay unas de papel muy bonitas y bastante lujosas.

Ahora bien, los centros de mesa deben permitir el contacto visual y verbal entre los comensales. Es decir, no debes poner el super candelabro y el arreglo florar gigantesco. Incluso según la formalidad de la cena, podrías optar por poner incluso bandejas en el centro de la mesa o cestas con pan, etc. Por lo cual, mejor que no se vea sobrecargada. En éste caso unas cuantas velas serán más que suficiente.

Las copas, que dolor de cabeza verdad? Muchas personas se confunden con las copas, en fin que no es tan complicado. Vamos a ver, se disponen en el lado derecho del comensal, comenzando por la flauta (si se va a poner vino espumoso), la del vino blanco, vino tinto y agua (ésta es la más amplia y nunca debe faltar). La copa de vino tinto siempre será un poco más grande y amplia que la del vino blanco (tiene su explicación, pero eso será otro post).

Los cubiertos, bueno lo que se hace es ponerlos en el orden en el que se van a usar, siempre se pondrán los tenedores a la izquierda y las cucharas y cuchillos a la derecha. Por ejemplo, ya que se suele empezar con un plato de sopa, pues la primera cuchara que habrá a nuestra derecha será para ese plato.

Los platos, se colocan se la siguiente manera. Un bajo plato (esos platos grandes que son simplemente decorativos y generalmente dorados o plateados), éste es opcional pero queda muy bonito para una cena especial como las decembrinas.

Sobre el bajo plato se pone el plato plano que es donde comeremos el segundo plato como las carnes y por ultimo encima de dicho plato irá el hondo si se sirve la sopa de primero o el plato de entremeses y en dado caso que luego de los entremeses vaya a haber sopa, pues simplemente se retira el de los entremeses y se pone el de la sopa.

Arriba ponemos los cubiertos pequeñitos destinados al postre y el platito para la mantequilla, su cuchillito y el pan, aunque con el pan podrías distribuir pequeñas cestas por la mesa.

La servilleta ponla o encima del plato de forma rectangular (bueno esto queda a criterio propio, hay quienes la ponen en triangulo, o enrollada en pequeños servilleteros), al lado de los tenedores o si no te queda espacio al lado de los tenedores y encima del plato hondo no se ve muy mona, pues la pones justo arriba de los cubiertos de postre.

Viste como no es tan complicado?

Anee