Caminando por Heidelberg

Ubicada en Alemania ésta pequeña ciudad universitaria te dejará encantado! Lo primero que debes hacer es conseguir un hotel lo más central posible, yo me hospedé en el Holiday Inn y la verdad fue estupendo! Muy central, cómodo, limpio y no es costoso. El centro lo tienes a 10 minutitos andando super relajado, el ZOO (Zoológico) a 30 minutos, el centro de información turística a otros 10 minutos, el castillo, etc…

Todos te recomendarán tomar el tranvía o el autobús para moverte, pues en coche la verdad es un poco lioso dado que parece un espagueti, la cartografía de las calles es muy extraña y terminas con el GPS haciéndote dar vuelta aquí y vuelta a allá. En fin, que no les hagas caso, la ciudad es pequeña (la recorres en 3 días) y lo más interesante para ver lo puedes hacer caminando, además de que así conoces más, disfrutas de sus paisajes; sobre todo desde el puente, es bellísimo!

Para llegar al ZOO, debes tener en cuenta de que tendrás que atravesar un campus universitario, no es una calle principal y no aparece registrada en los GPS, pues es área privada, pero sí puedes entrar sin problemas (por lo menos caminando) y te lo atraviesas, pues si sigues el GPS (el del coche o el de tu teléfono móvil) te mandará hasta el otro lado del campus y la media hora de deliciosa caminata, se transforma en 1 hora y media interminable, pues terminas rodeando todo el campus y el ZOO está justo detrás de él.

El ZOO no es costoso, por persona son como unos 9€ y por los niños 4€, ya dentro disfrutarás de como mínimo 3 horas viendo toda clase de animalitos en bellísimos hábitats e infinidad de juegos para el disfrute de los niños, sobre todo ellos se lo pasan en grande! Pregunta cuando llegues a qué hora es la exhibición de las focas, porque es super entretenida. Pero te recomiendo que no comas (almuerces) allá, no porque sea mala la comida, sino que por el mismo precio vas a comer mucho mejor al centro y pues la verdad lo único que no me gustó del ZOO fue su restaurante.

La ciudad vieja (casco antiguo), es decir el centro de la ciudad; es muy bonito y lleno de vida hasta altas horas aún entre semana. Los establecimientos comienzan a cerrar sus puertas entre 6pm y 8pm, pero no te preocupes que la mayoría de los restaurantes siguen abiertos. Disfruta de caminar entre sus callejuelas y te sorprenderán terrazas que se adentran en las viviendas, donde te puedes relajar un poco del bullicio.

Si no tienes mucho dinero para gastar comiendo en las terrazas no importa, pues con 1€ puedes comprar un sándwich (bocadillo) y con 2€ pillas una porción de pizza con Coca – Cola en Pizza Hut.

Y no puedes dejar de ir al castillo, es un plan de todo un día y puedes subir en un teleférico que sale desde la ciudad y se adentra en la montaña a donde se encuentra ubicado el castillo. Es muy bonito y enorme, si de verdad quieres recorrer cada esquina y verlo todo, necesitarás por lo menos medio día y sería maravilloso que pagarás el guía turístico del castillo, pues con él/ella, te adentras a donde nadie más puede entrar libremente y te contará la historia del castillo así como curiosidades sobre el mismo y la época. Eso sí, no es barato ir al castillo y menos comer en sus instalaciones, pero bien que puedes llevarte tu sándwich y comer en una de las mesillas que tienen en la bodega.

Deja el castillo para el final, así podrás ver una hermosa panorámica de Heidelberg y despedirte de ésta ciudad maravillosa, llena de gente amable que siempre estará dispuesta a ayudarte y guiarte.

Anee

Pietersheim

El dominio de Piertersheim situado en la ciudad de Lanaken-Bélgica, se encuentra el castillo Pistersheim y la granja.

Dos espacios completamente diferentes, pero igualmente interesantes y divertidos para pasar el rato en grupos, solos o en familia.

Puedes llegar por el lado de la granja y aparcar, es gratis y si llegas temprano puedes hacerlo justo en frente de la entrada principal.

Incluso entre semana la granja es bastante visitada, no tanto el castillo, el cual tiene su acogida de visitantes sobre todo los fines de semana.

En cuanto entras a la granja lo primero que ves es un enorme corral con su lago y muchos cervatillos caminando, jugando, retozando y corriendo.

Cabe acotar, que los animalitos de la granja son super amistosos; en cuanto te ven entrar y acercarte ellos corren hacía tía para dejarse acariciar de grandes y pequeños.

Luego de los cervatillos encuentras a unas cabritas enanas de lo más monas, todas regordetas las ves jugando en su corral. Que por cierto, todos los corrales son muy espaciosos.

El establecimiento, cuenta con zona de pic-nic, baños públicos y un restaurante con una hermosa terraza que mira hacia el parque infantil y el lago.

Hablando del lago, un lago hermoso con un bellísimo sauce llorón, abarrotado de patitos nadando y corriendo. Es una auténtica monada.

Caminando, caminando, llegas al gallinero, donde veras conejos y aves como pavos y gallinas, todo tiene su explicación con carteles para cuando van los grupos escolares.

Puedes ver a los trabajadores constantemente limpiando y alimentando a los animalitos. Vacas, burros, caballos y hasta un apiario (colmenar) del cual recolectan la miel y la venden.

En el parque infantil los niños enloquecen con infinidad de actividades y juegos para todos los niños, hay juegos hasta para los pequeñines, más pequeñines y tienen hasta un pequeño canopy.

Os había dicho que es gratis? Pues sí, la entrada no cuesta nada y como mucho pagarás por tu miel si quieres comprarla y por lo que consumas en el restaurante. Los demás servicios son completamente gratuitos.

Saliendo por la puerta de atrás de la granja encuentras un camino precioso rodeado por árboles y mucha vegetación, una pequeña estación para pic-nic y juegos; y si caminas un poco más (son como 10minutos andando desde la puerta de la granja), llegas al castillo Pietersheim.

Se levanta imponente la mansión que se encuentra al costado de las ruinas del castillo que alguna vez se alzo imponente sobre todo el dominio. La mansión te reciben con un bello jardín y puedes ver el castillo y su entrada a tu lado izquierdo. Entras a él y si quieres hacer el pequeño recorrido, solo pagar 2,5€/persona y entras, pudiendo apreciar lo que quedo de él. No hay mucho que ver lastimosamente, pero lo que hay es hermoso y te ofrece una idea de cómo era.

Tienen un auditorio donde puedes sentarte a ver un vídeo en el cual recrean el castillo como en su momento debió ser y te cuentan su historia (en inglés). Puedes ver restos que han encontrado mientras excavan, como copas, jarras, cotas de malla y objetos religiosos.

La verdad aunque es pequeño, pues lo que queda no es mucho; es muy bonito. Además está todo rodeado por su foso, te sientes como si pudieras palpar los intensos hechos históricos que acaecieron dentro de esos muros y todo lo que aquellas piedras pudieron ver.

Al salir del castillo, vuelves a ver la mansión, que ahora es un hotel; el cual tiene un restaurante con terraza donde puedes comer tranquilamente mientras observas su jardín y el castillo.

Generalmente los jardines del castillo, que ahora hacen parte de la mansión son usados para diferentes eventos en su gran mayoría de asistencia gratuita, desde una proyección de cine al aire libre, hasta una muestra de caballos árabes pura sangre.

Visita Piertesheim, te aseguro que tendrás un día maravilloso!

Anee

Bienvenidos a Alden Biesen, el castillo de la Orden Teutónica

Centro cultural de la comunidad flamenca, éste castillo representa un punto importante dentro de la historia medieval de Europa.

Cerca de Tongeren, fue construido por la Orden Teutónica (Alemania). Es una atracción turística donde se celebran eventos en su mayoría musicales, como el día de la música vieja, celebrado el 30 de junio del 2013. Todo un día dedicado a la música en sus diferentes espacios, donde encontrabas incluso una cámara donde se vendían CD´s, en la iglesia podías escuchar la opera vibrar en sus muros… Incluso cuenta con un pequeño espacio de juegos para los niños.

El precio de las entradas a los eventos es bastante asequible, así como el aparcamiento y la alimentación. Es un lindo plan para pasar con la familia, la pareja o en solitario, disfrutando del paisaje, las instalaciones y la música.

Es enorme y hermoso, cada esquina cada piedra, sus jardines y sus torretas. El paseo que atraviesa de una puerta a otra arqueado con arboles a lado y lado de su hermoso camino adoquinado donde puedes ver a muchos paseantes y ciclistas yendo de arriba abajo.

Era un castillo destinado a la armada, el patrón era el Gran Comandante Hendrik van Wassenaar y es por esto que encontrarás pocos y casi ningún detalle femenino más allá de su bello jardín francés el cual rodea al castillo y donde en verano puedes ver los cerezos a rebosar.

Posee una pequeña iglesia dentro de los muros del castillo, decorada con los colores de la Orden, puedes encontrar la lápida del Obispo de la Orden.

Es un lugar hermoso el cual necesitarás un día o dos solo para recorrerlo con todo detalle y apreciar cada uno de sus elementos.

En cada una de las dos entradas encuentras un pequeño restaurante, por lo que no tendrás que ir muy lejos. El aparcamiento es justo en frente, pero si por alguno de sus eventos llegase a llenarse, el castillo cuenta con más plazas, que aunque más alejadas; no representan ningún inconveniente dado que el castillo cuenta con un pequeño transporte para los usuarios, el cual no posee barreras y puede ser usado por coches de bebés (carritos), sillas de ruedas…

En su WEB Page, puedes encontrar el calendario de eventos del castillo, un mapa y puedes hacer el tour virtual.

Anee 

http://www.alden-biesen.be