Cervezas de navidad

Según me comentaron, las cervezas navideñas datan de principios del siglo XX, donde se fabricaba la cerveza a partir del mes de septiembre más o menos para el día de San Miguel.

Para estas cervezas, los fabricantes realizaban una mezcla especial al cual le ponían sus mejores ingredientes y fuertes especias, con el fin darles un sabor más intenso y  ser consumidas durante las festividades decembrinas.

Y a pesar de añejar por varias semanas y estar listas para el día de Sinterklaas, las recomendaciones dictan que es mejor consumirlas de un año al otro; es decir, que es bueno comprarlas éste año para consumirlas el año siguiente. Esto debido a que tienden a ser muy fuertes, un tanto amargas y ácidas, además con éste añejamiento extra; suelen dar mejores tonos con el tiempo y suaviza su sabor notablemente.

No son cervezas para beber muy frías, incluso se recomienda que sean consumidas a una temperatura oscilante de entre 10 y 15 grados pues favorece para poder apreciar mejor todos sus matices.

La producción resultante de estas cervezas era bastante escasa, limitándose en su mayor parte a ser el obsequio del fabricante a sus empleados, sus clientes más notables y si fuera el caso, los excedentes eran vendidos a los vecinos.

En la actualidad consigues muchas marcas y durante todo el año, se dice que son más de 100 diferentes cervezas navideñas. Vienen con etiquetas alusivas a la navidad y solo un poco más costosas que las tradicionales, las de 750cc pueden salir a no más de unos 5€ (en Bélgica).

Ésta es una pequeña muestra dentro de las más consumidas que podrás encontrar:

Delirium Christmas: Belga, Negra, Navideña con 10%ABV, Triple fermentación.

N’Ice Chouffe: Belga, Negra, Navideña con 10% ABV, Alta fermentación (ALE) y con segunda fermentación en botella.

Gouden Carolus Christmas: Belga, Ámbar, Navideña con 10,5% ABV, Alta fermentación (ALE).

Stille Nacht: Belga, Rubia, Navideña con 12% ABV, Alta fermentación (ALE).

Gauloise: Belga, Negra, Navideña con 8,1%ABV, Alta fermentación (ALE).

Père Noël: Belga, Ámbar, Navideña con 7% ABV, Alta fermentación (ALE).

Gordon Xmas: Belga, Negra, Navideña con 8,8% ABV,  Alta fermentación (ALE) escocesa.

Wieze Christmas: Belga, Ámbar, Navideña con 8%ABV, Alta fermentación (ALE).

Christmas (Leroy): Belga, Negra, Navideña con 7,5%ABV, Alta fermentación (ALE) escocesa.

Corsedonk Christmas Ale: Belga, Negra, Navideña con 8,15%ABV, Alta fermentación (ALE).

Blonde de Noël: Belga, Rubia, Navideña con 10% ABV, Alta fermentación (ALE).

Goliath Christmas: Belga, Ámbar, Navideña con 8% ABV, Alta fermentación (ALE).

Anee

Sinterklaas

Con él comienza la temporada navideña en los países bajos, inspiración para el Santa Claus Estadounidense, la tradición de Sinterklaas se celebra en los países bajos y algunos aledaños como Francia, Suiza, Polonia, Austria, República Checa, Luxemburgo y Alemania; además de las colonias holandesas.

La tradición dice que viene de España y todos los años a mediados de noviembre arriba en su barco acompañado siempre se sus inseparables ayudantes Zwarte Pieten (pedritos los negros), ellos reparten pepernoten (unas galletitas deliciosas) a la gente.

Sinterklaas tiene su origen el obispo San Nicolás de Bari (Myra-Turquía Siglo IV) y alguna que otra cosilla del Dios Odín, como su caballo blanco con el que vuela por los cielos, Sinterklaas también vuela sobre los tejados de la casa con su caballo blanco en Bélgica la noche del 5 de diciembre, repartiendo sus presentes a todos los niños buenos.

Además es tradición que los niños también dejen sus zapatitos al lado de la chimenea con un vasito de agua y una zanahoria para su caballo, desde el mismo día del arribo del Santo a la ciudad. Es así como durante todos esos días y hasta el 6 de diciembre los niños reciben cada mañana un detallito dentro de sus zapatitos.

Originalmente la tradición de los zapatitos era solamente del 5 al 6 de diciembre, donde los niños pobres dejaban sus zapatitos en la iglesia y al otro día que los recogían tenían dentro algunas moneditas.


Por otro lado, su ayudante Pedrito el negro tiene muchas historias, unas más bonitas que otras. Yo prefiero la  versión en la que San Nicolás habría comprado la libertad de un niño etíope en el mercado de Myra y se llamaba “Piter”. Y al parecer, el niño quedó tan agradecido por su liberación que había decidido acompañar a San Nicolás y ser su fiel ayudante.

Y otros dicen que en realidad se trata de un deshollinador italiano, pues su cara negra, sería el resultado del hollín de las chimeneas pues Pedrito el Negro siempre lleva una vara, la cual es la que usan los deshollinadores y su traje corresponde con el oficio en aquella época.

Anee

Ronny Wertelaers… El fotógrafo que cuenta historias

Ronny Wertelaers, fotógrafo nacido en Hasselt (Bélgica); descubre su pasión por la fotografía durante un viaje de vacaciones mientras se divertía tomando las fotografías de hermosos países y situaciones, lo que año tras año le motivaba a realizar un álbum fotográfico mejor que el anterior. Es así como fue dotándose de mejores herramientas para poder lograrlo, cámaras cada vez más sofisticadas, con las que podía realizar cada vez mejores proyectos, lentes, trípodes…

Al cabo de un tiempo, su necesidad de mejorar y de lograr el efecto y proyecto que quería, le llevaron a comenzar comprando algunos libros. Al principio se dedicaba únicamente a realizar fotografías de paisajes y naturaleza durante sus viajes y un día decidió empezar a capturar las escenas cotidianas de la gente de los lugares que visitaba.

Durante unas vacaciones en Nepal tuvo la oportunidad de conocer e interactuar con otros fotógrafos, los cuales trabajaban con películas de gran formato, con grandes equipos como cámaras, trípodes, cortinas negras. Todo muy técnico y sofisticado, muy profesional; justamente como en las películas de antaño. Y lo que le fue evidente es que los resultados eran asombrosos y le apasionaba cada vez más todo ese mundo tras la lente.

Incursionó entonces de manera más profesional estudiando en la escuela de fotografía al salir del trabajo. Estudió durante cuatro años y nunca se imaginó que podría terminarlo. Luego al final de uno de los años de estudio, terminó como primero de la clase.

Empezó con su primer proyecto fotográfico de una boda, después de observar el trabajo de algunos de los nuevos fotógrafos de bodas de la escuela; lo que cambiaría el rumbo de su vida. Su primera pareja de novios estaba tan feliz con el resultado del álbum, que decidió aprender lo más posible y mejorar cada vez más –dice- “Algo que no tiene fin”.

La fotografía se convertiría en más que un hobby. Al final, su vida laboral tomaría un vuelco inesperado cuando “Ford”, la empresa donde actualmente trabaja y ha trabajado toda su vida; anunciará su cierre definitivo para el año 2014. Es ahí cuando Ronny Wertelaers decide sumergirse de lleno en la profesión y abrirse camino como fotógrafo y vivir así de su pasión.

Monta su propio portafolio en Internet, donde muestra su maravilloso trabajo, el cual es el reflejo de la vocación y el amor que él le impregna. Actualmente cuenta con una cámara profesional y un estimado de 30 bodas al año, las cuales ocupan su agenda de momento apretada, pues se encuentra aún trabajando en “Ford”, donde trabajará hasta el momento de su cierre. Aún continúa aprendiendo y mejorando sus habilidades observando el trabajo de otros fotógrafos y realizando algunos cursos que encuentra en Internet.
http://ronnywertelaers.com/

Anee: ¿Qué te gusta hacer?

Ronny Wertelaers: Me gusta capturar los sentimientos de las personas, la interacción entre ellos y mostrar la belleza y emociones reales de una boda.

Anee: ¿Cuál es tu inspiración?

Ronny Wertelaers: Mi inspiración proviene de fotógrafos como José Villa, quien aún captura en el formato de película. Jerry Ghionis, Joe Buissink, Denis Reggie, Jeff Ascough. Y por supuesto también fotógrafos belgas como Stephan Vanfleteren.

Anee: ¿Qué gustaría hacer en un futuro?

Ronny Wertelaers: Me gustaría poder empezar a trabajar como fotógrafo a tiempo completo, principalmente en bodas donde deseo desarrollar mi propio y único estilo.

Sus fotografías son absolutamente preciosas, su estilo es especial; no es solo una fotografía, es su visión a través de la lente; en realidad se puede sentir el momento capturado en una de sus imágenes, que tienen la pinta de provenir de una revista especializada; muy profesionales.

Ronny Wertelaers no ha parado de descubrir, aprender e invertir cada día en mejores equipos, software, recursos y todo lo que la tecnología, sus conocimientos y el momento le provean para disparar la imagen perfecta y al final descubres que no realiza álbumes, él cuenta historias.

Anee

http://ronnywertelaers.com/