Caminando por Heidelberg

Ubicada en Alemania ésta pequeña ciudad universitaria te dejará encantado! Lo primero que debes hacer es conseguir un hotel lo más central posible, yo me hospedé en el Holiday Inn y la verdad fue estupendo! Muy central, cómodo, limpio y no es costoso. El centro lo tienes a 10 minutitos andando super relajado, el ZOO (Zoológico) a 30 minutos, el centro de información turística a otros 10 minutos, el castillo, etc…

Todos te recomendarán tomar el tranvía o el autobús para moverte, pues en coche la verdad es un poco lioso dado que parece un espagueti, la cartografía de las calles es muy extraña y terminas con el GPS haciéndote dar vuelta aquí y vuelta a allá. En fin, que no les hagas caso, la ciudad es pequeña (la recorres en 3 días) y lo más interesante para ver lo puedes hacer caminando, además de que así conoces más, disfrutas de sus paisajes; sobre todo desde el puente, es bellísimo!

Para llegar al ZOO, debes tener en cuenta de que tendrás que atravesar un campus universitario, no es una calle principal y no aparece registrada en los GPS, pues es área privada, pero sí puedes entrar sin problemas (por lo menos caminando) y te lo atraviesas, pues si sigues el GPS (el del coche o el de tu teléfono móvil) te mandará hasta el otro lado del campus y la media hora de deliciosa caminata, se transforma en 1 hora y media interminable, pues terminas rodeando todo el campus y el ZOO está justo detrás de él.

El ZOO no es costoso, por persona son como unos 9€ y por los niños 4€, ya dentro disfrutarás de como mínimo 3 horas viendo toda clase de animalitos en bellísimos hábitats e infinidad de juegos para el disfrute de los niños, sobre todo ellos se lo pasan en grande! Pregunta cuando llegues a qué hora es la exhibición de las focas, porque es super entretenida. Pero te recomiendo que no comas (almuerces) allá, no porque sea mala la comida, sino que por el mismo precio vas a comer mucho mejor al centro y pues la verdad lo único que no me gustó del ZOO fue su restaurante.

La ciudad vieja (casco antiguo), es decir el centro de la ciudad; es muy bonito y lleno de vida hasta altas horas aún entre semana. Los establecimientos comienzan a cerrar sus puertas entre 6pm y 8pm, pero no te preocupes que la mayoría de los restaurantes siguen abiertos. Disfruta de caminar entre sus callejuelas y te sorprenderán terrazas que se adentran en las viviendas, donde te puedes relajar un poco del bullicio.

Si no tienes mucho dinero para gastar comiendo en las terrazas no importa, pues con 1€ puedes comprar un sándwich (bocadillo) y con 2€ pillas una porción de pizza con Coca – Cola en Pizza Hut.

Y no puedes dejar de ir al castillo, es un plan de todo un día y puedes subir en un teleférico que sale desde la ciudad y se adentra en la montaña a donde se encuentra ubicado el castillo. Es muy bonito y enorme, si de verdad quieres recorrer cada esquina y verlo todo, necesitarás por lo menos medio día y sería maravilloso que pagarás el guía turístico del castillo, pues con él/ella, te adentras a donde nadie más puede entrar libremente y te contará la historia del castillo así como curiosidades sobre el mismo y la época. Eso sí, no es barato ir al castillo y menos comer en sus instalaciones, pero bien que puedes llevarte tu sándwich y comer en una de las mesillas que tienen en la bodega.

Deja el castillo para el final, así podrás ver una hermosa panorámica de Heidelberg y despedirte de ésta ciudad maravillosa, llena de gente amable que siempre estará dispuesta a ayudarte y guiarte.

Anee

Monschau, una aldea mágica atravesada por un rio

A más o menos 1 hora desde Hasselt en Bélgica y a unos 30 minutos desde Eupen – Bélgica en la frontera con Alemania. Queda el hermoso poblado alemán de Monschau.

Que lugar tan hermoso! Solo el camino que deber recorrer para llegar te deja sin palabras. Un bosque enorme te rodea y al salir de él un hermoso paisaje montañoso.

Llegas al poblado y tu asombro no para. Absolutamente todo adoquinado, a la aldea lo recorre un riachuelo atravesándola y proveyendo de belleza y singularidad a un lugar que se nota fue construido en torno a ese pequeño riachuelo y al castillo el cual fue construido en el siglo XIII.

Es una ciudad histórica alemana, situada en la región de Rnania en el Norte – Westfalia. Justo en las colinas del Eifel en el parque natural Hones Venn, atravesada por el rio Ruhr.

Su nombre histórico era Mntjoie y fue cambiado en 1918 por decreto del Emperador Alemán Guillermo II a Monschau.

Rodeada por montañas, aún conserva su original centro histórico; el cual no sufrió los destrozos de la Segunda Guerra Mundial. Es por esto que puedes aún apreciar sus callejuelas  y admirar las edificaciones de antaño; hechas en madera se conservan casi intactas.

Es una aldea turística, por lo cual encontrarás un sinfín de restaurantes, hoteles, cafeterías, tiendas de souvenirs y sobre todo anticuarios.

La atracción principal de éste pequeño poblado es el poblado en sí. Pues te quedas fascinado con su belleza rustica y montañera. No paras de ver pequeñas tiendas y terrazas en cada esquina, rincón y callejón. Y un trenecito turístico de lo más mono, te realiza un recorrido por la zona.

Lo más hermoso? Las casas, te dejan helado, son preciosas; parecen casas de muñecas. A veces te da la sensación, que de un momento a otro, bajara corriendo Heide gritando PEDRO, PEDRO! Es bellísima.

Anee

Oktoberfest

Uno de los festivales de cerveza más grandes y populares del mundo! eso es el Oktoberfest , con un aproximado de 6 millones de visitantes anuales; y éste año tengo pensado ir, me gusta la idea de una fiesta tan tradicional como lo es el Oktoberfest o fiesta de octubre.

Es una celebración alemana, la cual se celebra en la ciudad Bávara de Múnich desde 1810.  La fiesta nació entonces con motivo del matrimonio entre el Príncipe Luis I de Baviera y Teresa de Sajonia y Hildburghausen, que culminó con una carrera de caballos.

Tiene una duración de 14 a 16 días, comenzando a partir de la quincena de septiembre. Sí, ya sé que se llama Oktober de Octubre, pero comienza en septiembre y termina en octubre. Así son éstos alemanes!

Bueno, que se celebra en el campo conocido como Theresienwiese o el Prado de Teresa, en las inmediaciones del centro de Múnich, cerca de la Estación Central (Hauptbahnhof).

No todas las cervezas valen para el Oktoberfest; solamente las cervezas que cumplen con el Reinheitsgebot, a un mínimo de 13.5 Stammwürze (aproximadamente 6% de alcohol) puede ser servida en la Oktoberfest. La cerveza debe ser además fabricada dentro de los límites de la ciudad de Munich. La cerveza que se ajusta a estos criterios puede llegar a ser designada “Cerveza Oktoberfest”.

Las cervezas que se sirven, suelen ser de las seis marcas tradicionales de Munich: Augustiner, Paulaner, Hofbräu, Spaten-Franziskaner, Hacker Pschorr y Lowenbrau.

La tradición sugiere ir vestidos con trajes típicos, lo cual será divertido. Según lo que siempre he visto y me han comentado, te lo pasas de miedo, pues son días llenos de alegría, cerveza y salchichas.

La celebración inicia con un desfile que es encabezado por el alcalde y representa la llegada de los Wirte (eran los propietarios de la cerveza, al lugar). Esto se considera como la apertura al evento, que a su vez es acompañado por una alegre banda de música; luego, a las 12 en punto de la noche, el alcalde destapa un barril de cerveza y lanza el grito O´zapft is (ya está abierto); se lanzan 12 salvas de cañón para comenzar a servir y disfrutar a pleno con mares y mares de cervezas.

Luego también tiene lugar un desfile de trajes típicos, que se celebra cada año desde 1950 y hace divertido y provee un aire tradicional al evento y se recorren 7 los kilómetros desde el castillo hasta el lugar de la celebración.

La cerveza por excelencia de El Oktoberfest se conoce como Märzen, porque se produce en marzo (März en alemán). Siempre servida por las pintorescas meseras Bávaras con sus encantadores trajes típicos (dirndl ), ésta mujeres pueden llevan litros y litros de jarras en sus manos, cosa que no me explico, debe ser pesadísimo!

“La cerveza más conocida de Augustiner es la Augustiner Helles (5,2%), rubia y ligera, y la Edelstoff (5,6%), un poco más fuerte y dulce. Otra destacada de esta marca es la Augustiner Weissbier, tradicional de El Oktoberfest. Esta última y la Edelstoff  son las únicas cervezas que se sirven desde los barriles de madera tradicionales”.

blog.edreams.es

El evento, fue cancelado en determinados años, no más de unas 20 veces debido a las guerras en Europa y algunas temporadas de crisis; pero no murió.

Así que ya sabes… Si piensas visitar Alemania, procura que sea entre los meses de septiembre y octubre para que puedas vivir una de las tradiciones teutónicas por excelencia.

Bienvenidos al Oktoberfest…O ‘zapft is!

Anee