Pietersheim

El dominio de Piertersheim situado en la ciudad de Lanaken-Bélgica, se encuentra el castillo Pistersheim y la granja.

Dos espacios completamente diferentes, pero igualmente interesantes y divertidos para pasar el rato en grupos, solos o en familia.

Puedes llegar por el lado de la granja y aparcar, es gratis y si llegas temprano puedes hacerlo justo en frente de la entrada principal.

Incluso entre semana la granja es bastante visitada, no tanto el castillo, el cual tiene su acogida de visitantes sobre todo los fines de semana.

En cuanto entras a la granja lo primero que ves es un enorme corral con su lago y muchos cervatillos caminando, jugando, retozando y corriendo.

Cabe acotar, que los animalitos de la granja son super amistosos; en cuanto te ven entrar y acercarte ellos corren hacía tía para dejarse acariciar de grandes y pequeños.

Luego de los cervatillos encuentras a unas cabritas enanas de lo más monas, todas regordetas las ves jugando en su corral. Que por cierto, todos los corrales son muy espaciosos.

El establecimiento, cuenta con zona de pic-nic, baños públicos y un restaurante con una hermosa terraza que mira hacia el parque infantil y el lago.

Hablando del lago, un lago hermoso con un bellísimo sauce llorón, abarrotado de patitos nadando y corriendo. Es una auténtica monada.

Caminando, caminando, llegas al gallinero, donde veras conejos y aves como pavos y gallinas, todo tiene su explicación con carteles para cuando van los grupos escolares.

Puedes ver a los trabajadores constantemente limpiando y alimentando a los animalitos. Vacas, burros, caballos y hasta un apiario (colmenar) del cual recolectan la miel y la venden.

En el parque infantil los niños enloquecen con infinidad de actividades y juegos para todos los niños, hay juegos hasta para los pequeñines, más pequeñines y tienen hasta un pequeño canopy.

Os había dicho que es gratis? Pues sí, la entrada no cuesta nada y como mucho pagarás por tu miel si quieres comprarla y por lo que consumas en el restaurante. Los demás servicios son completamente gratuitos.

Saliendo por la puerta de atrás de la granja encuentras un camino precioso rodeado por árboles y mucha vegetación, una pequeña estación para pic-nic y juegos; y si caminas un poco más (son como 10minutos andando desde la puerta de la granja), llegas al castillo Pietersheim.

Se levanta imponente la mansión que se encuentra al costado de las ruinas del castillo que alguna vez se alzo imponente sobre todo el dominio. La mansión te reciben con un bello jardín y puedes ver el castillo y su entrada a tu lado izquierdo. Entras a él y si quieres hacer el pequeño recorrido, solo pagar 2,5€/persona y entras, pudiendo apreciar lo que quedo de él. No hay mucho que ver lastimosamente, pero lo que hay es hermoso y te ofrece una idea de cómo era.

Tienen un auditorio donde puedes sentarte a ver un vídeo en el cual recrean el castillo como en su momento debió ser y te cuentan su historia (en inglés). Puedes ver restos que han encontrado mientras excavan, como copas, jarras, cotas de malla y objetos religiosos.

La verdad aunque es pequeño, pues lo que queda no es mucho; es muy bonito. Además está todo rodeado por su foso, te sientes como si pudieras palpar los intensos hechos históricos que acaecieron dentro de esos muros y todo lo que aquellas piedras pudieron ver.

Al salir del castillo, vuelves a ver la mansión, que ahora es un hotel; el cual tiene un restaurante con terraza donde puedes comer tranquilamente mientras observas su jardín y el castillo.

Generalmente los jardines del castillo, que ahora hacen parte de la mansión son usados para diferentes eventos en su gran mayoría de asistencia gratuita, desde una proyección de cine al aire libre, hasta una muestra de caballos árabes pura sangre.

Visita Piertesheim, te aseguro que tendrás un día maravilloso!

Anee

Leave a Reply