Bizcocho de Milo en 3 minutos y en microondas!

Este bizcocho es muy simple de hacer y si le quitamos el ingrediente variable que en este caso sería el Milo, pues podemos hacer una gran variedad con tan solo cambiar dicho ingrediente por otro.

Además, tiene la maravilla de ser muy fácil de hacer, lo que lo hace muy interesante para compartir un rato con tus hijos con pocos ingredientes, sin necesidad de maquinaria, ni conocimientos sofisticados y en tan solo 3.5 minutos está listo.

¡Es una autentica delicia para chuparse los dedos!


INGREDIENTES:

2 Cucharadas de aceite de girasol (el de oliva tiene mucho sabor)

8 Cucharadas de Milo en polvo (ingrediente variable)

4 Cucharadas de harina de trigo (de la normalita que se consigue en cualquier parte)

2 Cucharadas de azúcar (solo 2 porque el Milo ya tiene azúcar, si cambias el ingrediente variable; debes ajustar el azúcar)

4 Cucharadas de leche

1 Huevo

PREPARACIÓN:

– Con una servilleta o brochita, engrasa el molde (que puede ser un plato hondo para sopa).

– Luego, pon dentro del molde todos los ingredientes y mézclalos con un tenedor.

– Introduce el molde en el microondas y déjalo que cocine por 3 minutos y medio.

¡Voila! El bizcocho está listo. Puedes desmoldarlo y servirlo caliente con helado o espolvorear un poco de azúcar glass (pulverizada, XXX) o ponerle la cobertura que quieras.

* Rinde 2 porciones.

Anee

Sashimi… Puro Sushi y Teppanyaki

Me encanta ir a Maastricht, pasear por su centro en sus callejuelas y recorrer sus tiendas y terrazas. Hay muchísimo para ver, oler, probar. En uno de esos rincones, a unos pasos de la plaza de la Iglesia de San Juan (Sint-Janskerk) encuentras a Sashimi.

Es un bar de sushi y teppanyaki, que te deja boquiabierto desde su fachada, muy pequeña y austera, sin casi ningún reclamo publicitario más allá de un pequeñísimo letrero en lo alto de la puerta. Al entrar ves un establecimiento enorme! No comprendes como de esa pequeña fachada salga ese espacio tan grande. Tienen un buda gigantesco justo en el centro del bar que cubre las dos plantas del mismo.

Muy limpio y bien ordenado, la atención es muy buena desde el principio. Su estilo es relajado, por lo que puedes ir decentemente vestido, sin tener que ir formal.

Básicamente tienes dos cartas de menú en la mesa para la comida y una de bebidas, el mesero te pondrá en la mesa una especie de listado; debes mirar el número correspondiente al plato que deseas consumir, lo ubicas en el listado y tu ahí lo que haces es apuntar las unidades de cada plato que desees consumir.

Hay dos modalidades de consumo, una en la que pagas como bufet libre un monto para comer hasta que revientes y la otra es pagar por unidad que puede variar entre 1€ y 3€. También tienen platillos especiales que no entran en la modalidad de bufet libre, pero que puedes pagar aparte y valen 4,5€/U. Las bebidas, se pagan por separado.

Tienen una gran variedad de platos, de los que destacaría:

Aprovecha para disfrutar de un buen sake (vino de arroz japonés) o de sus cervezas japonesas.

Delicioso! Te pasas un rato maravilloso, es un paraíso para los amantes del sushi y este corre sin parar. En la mesa encuentras los platos y palillos para tal fin y a los niños y principiantes les dan sus palillos adaptados con una sencilla banda elástica que funciona de maravilla. También puedes pedir un tenedor si te hace falta y si aún se te complica mucho el asunto, pues echa mano (bien limpita) y comes así tal cual.

Anee

Estatus y Marcas

Las marcas (grandes marcas), se encuentran ligadas a diferentes valores agregados; donde además de vender un hermoso diseño y/o calidad, éstas ofrecen a sus compradores la posibilidad de obtener valores agregados como: Estilo de vida, estatus, reconocimiento, etc…

Es así como muchas personas piensan que por ejemplo, una camisa Versace o un bolso de LV; automáticamente provee todo aquello de lo que careces y quisieras tener o haber tenido.

Vamos a ser claros, la gente que tiene dinero o vive en una posición cómoda y ha crecido en ese entorno (no, nuevos ricos), no suele comprar dichas marcas por su valor agregado de estatus, pues no les hace falta; ese ya lo tienen aunque vayan por la calle en chándal (sudadera) y chanclas. Generalmente compran éste tipo de marcas porque tienen el modo económico para acceder a prendas (puede ser otras cosas, no solo ropa) de mejor calidad o por su diseño, pero esto no implica que siempre y sí o sí, compren ropa de marcas.

He visto pues, a muchas de éstas personas comprando en grandes superficies ropa mucho más económica y sin tanto renombre, solo por el hecho de que les gustó su diseño, calidad, etc…Y a muchas otras comprando imitaciones de marcas, solo porque no tienen el poder adquisitivo para comprarlas, con la simple ilusión de poder tener algo del “grupo selecto, de gente fina y snob” que puede hacerlo y pues nada más lejos de la realidad; así pues que quien le pone ese valor agregado de estatus no es el adinerado que puede acceder a cualquier cosa cuando quiera, con criterios más racionales y que por supuesto no tiene que comprar estatus porque ya lo tiene; sino aquel que por medio de ese producto busca aparentarlo.

Siendo claros, las marcas ni quitan ni ponen. Una persona que ha crecido y se ha movido en un determinado entorno, bajo unas determinadas condiciones económicas, con un determinado nivel cultural y de educación, el saber estar, etc, etc, etc; no va a adquirir o a perder instantáneamente todo aquello que le ha forjado por años y años.

Es así como por ejemplo: tener un diploma (cualquiera que sea) o dinero, no convierte a las personas inmediatamente en gente culta, éstos son conceptos muy diferentes y que se cultivan de forma diferente.

También entender de que si una persona por suerte del destino un día se ve afortunado y económicamente solvente para adquirir, esto o lo otro, no supone que inmediatamente dichos objetos le den estatus, nivel cultural y educación. Como decía una amiga mía, la gente y su clase se conocen en manteles, es decir, cuando te sientas a comer con alguien te das cuenta de su procedencia por muchos estudios y etc que tenga, siempre, siempre llevará consigo sus raíces.

Es de ahí donde proviene la expresión popular “La mona aunque se vista de seda, mona se queda”… Somos lo que somos aunque nos vistamos de seda o yute, expiramos por los poros nuestras raíces y naturaleza e intentar demonizar constantemente a las personas por su capacidad económica es un sin sentido. Existen muchas personas que siendo adineradas son muy humildes, sencillas buenas y otras que siendo muy pobres son petulantes, arrogantes y malas. Es que los estereotipos matan y nublan el juicio.

A qué viene éste artículo? A los miles de comentarios confusos que encuentro en las redes sociales ligando marcas con estatus y clase. Donde afirman que es la gente con dinero quien va en busca de ellas. No, no es así, ellos no necesitan comprar y/o demostrar estatus pues ya lo tienen aunque prefieran tomar el café de la abuela hecho con filtro de tela y endulzado con panela que ir a perder el tiempo y el dinero para ir a Starbucks a que te sirvan el café en vasos de poliuretano a precios astronómicos, simplemente por el estatus que ofrece; para mí sus valores agregados de estatus y estilo de vida no llegan a compensar un mal café a precios ridículos y esto hay que tenerlo en cuenta con todo.

Entonces cuál es la relación entre las marcas y el estatus o cualquier otro valor agregado que no haga parte de la relación calidad/diseño/precio? Será la que nosotros le impongamos y lo que esperemos que el uso de dichos productos nos provean emocionalmente. Es aquí a donde debemos detenernos y pensar claramente si en realidad ese producto de marca, lo vale.

Anee